2/8/12

hola

Hola, amantes del erotismo, y del cine sexual.

Ojalá este pequeño rincón aporte algo interesante sobre el género, que no me gusta llamar hardcore pues puede ser también complejo, sutil y delicado sin ser softcore, cine para adultos me gusta algo más pero la mayor parte del cine es para adultos y me suena a eufemismo, porno y Cine X me parecen términos algo despectivos, sino cine sexual, que me suena más natural, ¡tan natural como el sexo!.

Aunque aquí no habrán muchas imágenes, sí aparecerá algún que otro cartel de cine, sobre todo vintage, pues sigo prendado de la edad de oro del género, y de los maravillosos carteles de aquella época.

Y ya para empezar, por la (mala) costumbre de la X, voy a dejar que una imagen de Marilyn Monroe hable más que mil palabras, de momento.



*





_


Y para quienes sean más cinéfilos, hay más cine en cineoriginal



*

17/6/12

Cine Sexual




Cine Sexual

     









                                                                                                                                                                                 


Samuel Zeta





>
El sexo nos trajo hasta aquí, y lo lejos que nos lleva

Bien, ¿por dónde empezar?. Esto tenía que pasar, quiero decir que un tipo que tiene ojos, algo más que ojos, le gusta el cine y también otras cosas…. acaba sumando dos más dos y resulta que, las matemáticas fallan cada dos por tres, y le dan cinco, ocho, trece, sesenta y nueve, según el día.

Pero bromas aparte, el sexo es divertido porque es serio. Tan serio que la perpetuación de la especie está en juego en este juego, y el cine, claro, no podía perdérselo, y siempre ha estado ahí, donde se asomaba un poco de piel, o ya no quedaba nada que velar u ocultar, acercándose a los infinitos matices del erotismo, la pasión, el amor, el éxtasis. El sexo.

Jugando con las letras, al cine sexual se le identifica y arrincona con la letra “X”, por cierto de lo más sexual, pero aprovecho la ocasión para recordar que en España, en cierto momento de la transición ciertas películas eróticas eran “S”, clasificadas “S”, y por estas páginas alguna que otra muestra de cine erótico también aparecerá.

Convencido de que el cine sexual es tan digno, cuando se hace con honestidad y talento, como cualquier otro género (o cine), me parece que ampliar un poco la mirada puede hacer que se aprecie más y mejor todo lo que puede ofrecer, a quien le interese, claro, la expresión sexual explícita, aunque todos los matices entre lo que es erotismo y pornografía son más que difusos en ocasiones y en determinadas películas convencionales se han diluido ocasionalmente, como en la magistral “El imperio de los sentidos”, quizá el paradigma, el eslabón perdido entre el cine romántico, el cine erótico y el cine sexual.

En un par de blogs de cine, en cineoriginal.blogspot.com, y en redpenumbra.blogspot.com, he escrito sobre cine sexual desde hace algún tiempo, aquí he decidido separarlo tanto como unirlo, con ciertas dudas, porque entiendo que el cine sexual es cine y que lo ideal sería integrarlo en vez de segregarlo, pero por otra parte si no se aborda monográficamente quizá tampoco se le hace suficiente justicia. Este librito agrupa notas, comentarios, alguna reseña… y he optado por hacer el viaje al cine sexual en cuatro paradas. En la primera me extiendo sobre el erotismo, el sexo, el amor, la pasión, el cine, el romanticismo…, dando mis puntos de vista. En la segunda sobrevuelo la historia del cine sexual con unas rápidas cronologías, algunos autores destacados y películas, como una guía voraz y carnal de emergencia para quien nunca hubiera visto algo de cine sexual. En la tercera comento un poco sobre algunas películas, pocas en realidad, pero significativas. Y en la cuarta parada, consciente de las limitaciones del librito en cuestión, dejo más lugares que visitar para saber mucho, muchísimo más, sobre cine sexual, a través de documentales, enlaces, libros, que a mí me han abierto puertas, y hasta derribado muros, al universo del erotismo total, pues el cine sexual también podría verse así, como el erotismo que se despliega por completo, o incluso como el romanticismo que vuela sin velos ni censuras.

Por último, para empezar ya, declararme entusiasta admirador de las joyas y el espíritu del cine sexual de los 70 y agradecer la generosidad de la red y las aportaciones, escasas, pero muy valiosas que la crítica de cine ha dedicado al cine sexual. Sin esta generosidad, apenas pensaría de este cine lo que cree todo el mundo, que vista una vistas todas y que mejor hacer uso del avance rápido, pero el buen cine sexual no sólo se ve como cualquier otra película (sin renunciar a su singularidad), sino que además se hace parte, de por vida, de tu propia sangre.






1- Unas reflexiones

_El cine convencional y el cine sexual, increíblemente para mí, son como dos continentes, supongamos Europa y África, y lo digo sin desprecio alguno a ninguno de los dos continentes, sin embargo, ¿apenas los separa un estrecho, un estrecho sentido del decoro o la distancia es enorme e insalvable?.
_Quizá es un poco idealista creer que el cine sexual se integrará en la corriente principal dado que por su querencia explícita, con tanta franqueza, se granjea notables enemistades. Y también hay que pensar si el cine sexual en realidad es mejor que se quede en su lugar, sin intentar emular al cine convencional, con sus narrativas, galas de premios, certámenes... Al intentar seguir las estructuras del cine convencional, ¿se está equiparando cuando en realidad es completamente diferente?. Que igual que el cine convencional sea narrativo, intente contar una historia, ¿es una cosa buena, o por el contrario se trata de un intento de dignificación de algo en sí subversivo?. 
Si el cine sexual es digno, no necesita dignificarse externamente con el reconocimiento ajeno, pero si no lo fuera, en realidad, tampoco lo conseguiría y se trataría de un intento vano. Mi opinión, y cada cual tiene la suya, es que el cine sexual es digno mientras se trate de una representación pactada, una interpretación, o lo grabado sea honesto, en el sentido de que no se haya grabado con artimañas. La calidad y el talento, o la espectacularidad, o la vibración que pueda desprender la escena o la película puede depender de muchas cosas, pero el hecho de que se trate de un cine digno, es una cuestión aparte. 
_El cine convencional no siempre es digno, en ocasiones ha utilizado mil artimañas, y promovido mil estupideces y maldades, sin embargo, es el establecido y no se discute su status, ni se considera indigno. El cine sexual no tiene porqué intentar justificarse, ni equiparse con el convencional. Tan digno puede ser el cine sexual que se ubica en una narrativa convencional y no se queda atrás en el desarrollo sexual como el cine sexual que prescinde de toda narrativa y se basa en las escenas sexuales sin más. El cine, sea sexual, o no, no es mejor ni peor debido a contar con una gran historia o con un hilo argumental apenas intuido, el cine trasciende estas cuestiones, finalmente una  película emociona o no emociona, arrebata o no arrebata, y si lo hace triunfa, y si no lo hace pues quizá sea para otros públicos.
_De todas formas, el cine sexual tampoco tiene porqué ser un adalid de lo subversivo, en mi opinión el cine sexual puede verse tanto como subversivo como, paradójicamente, reaccionario, pues quizá lo verdaderamente subversivo sería ver el desarrollo sexual sin tapujos en el cine convencional, y el cine sexual lo que hace es ser un parche en la gran omisión del cine (y por lo general del arte) convencional. 
_Creo que se puede moderar el entusiasmo antes de creer que el cine sexual es un gran ejemplo de liberación sexual, es en parte una manera de encajonar la libertad sexual en un género aparte, en vez de integrar el sexo con total naturalidad en el cine convencional. Pocas películas, entre ellas "El imperio de los sentidos", han logrado aunar la narrativa convencional con la explicitud sexual con notable equilibrio y sinceridad. 
_La cuestión, creo, está en que nos consideramos más liberados en materia sexual de lo que verdaderamente estamos, y la prueba está en que si en una película convencional aparece alguna manifestación sexual explícita sigue habiendo escándalo y sigue siendo algo insólito, excepcional, cuando podría ser de lo más normal. 
_El cine sexual y el cine convencional, aún están cada uno en su continente, a  pesar de que ha habido puntos de encuentro, el más reciente protagonizado por Sasha Grey, que se acaba de despedir del género, tras haber rodado con Soderbergh en el cine convencional.
_Quizá algún día el cine, sexual por naturaleza, no se rasgue las vestiduras ante la piel que nos cubre y las vicisitudes y delicias de nuestros diálogos de los cuerpos. 
-




_Hace décadas eran habituales las dobles versiones, y así, por ejemplo en España se rodaban escenas eróticas para la exportación que sólo se veían en el extranjero, mientras aquí se estrenaba una versión edulcorada, una versión censurada, tenida por decente con toda la hipocresía del mundo.
_Después, con el inicio de la democracia y el boom de la carne en el cine mundial, tanto en el cine convencional, como en el erótico y en el cine sexual, se creó el cajón de sastre de la categoría "S", con la que se estrenaban tanto películas eróticas como sexuales a las que podaban las partes...  explícitas.
_En las últimas décadas el estreno de dobles versiones no ha sido algo muy común, aunque ya se sabe que en Europa por lo general se han visto escenas más eróticas, y también sexuales, que en EE.UU. paradójica tierra promiscua y mojigata, quizá a partes iguales, como las dos caras de una misma moneda. Quizá eso explique, un poco, además de la oportunidad de negocio, las dobles versiones de "Pirates" (2005) y "Pirates 2" (2008), ambas dirigidas por Joone, dos películas de holgado presupuesto que más allá del evidente sex remake de la saga "Piratas del Caribe" y las parodias al uso, constituye un hito en el género por la envergadura de su producción, efectos especiales, diálogos, ambientación, música...
_Sin embargo, la decisión de comercializar una versión íntegra, de más de dos horas y otra de hora y media en ambos filmes es bastante discutible, pues parece remitirnos a los 70, y ya estamos en siglo XXI. Si una película es erótica y quiere sugerir más que mostrar, ¡perfecto!; si una película es sexual y quiere además mostrar, ¡perfecto!; si una película necesita, aunque no sea propiamente erótica ni sexual del todo, mostrar lo sexual, ¡perfecto!, pero al final hay que tomar una decisión, o se muestra o no se muestra, no pueden ser las dos cosas. Las dos cosas están bien, pero hay que decantarse. Comercializar una versión sexual y una no-sexual es desvirtuar las dos versiones, pues o consideramos las escenas sexuales añadidos (de media hora sobre la versión sin escenas sexuales) o consideramos la versión sin escenas de sexo una película censurada, mutilada. Y conviene insistir en que si una película de algo más de 2 horas dedica unos 30 minutos a las escenas sexuales, tampoco hablamos de unos segundos...
_Así que me quedo pensando en lo de siempre, en que la violencia en el cine sigue perfectamente asimilada, incluso glorificada, mientras algo en principio más necesario, natural y noble como la sexualidad sigue más o menos velado, arrinconado e incluso vetado. Es curioso, pues el sexo es bastante más necesario a la supervivencia de la especie que, por ejemplo, las guerras, que sólo parecen necesarias para ciertas economías liberales, más bien libertinas, o mejor aún perversas... pero también es curioso que la palabra "perversidad" se aplique más a menudo a la sexualidad que a la violencia, cuando una sexualidad en la que no haya violencia no puede ser perversa.
~

_Hace poco tuve la ocasión de leer el artículo de Richard Corliss en Time, en el que habla con nostalgia de un tiempo en el que el cine sexual era verdaderamente cine sexual. Ya no entro en la distinción entre grabar en vídeo, cine digital, o el cine en 35mm (lo que se entiende por cine), sino en que salvando las excepciones, el cine sexual se ha convertido en una unión de escenas en las que por cierto parece que no hay la diversión y la entrega de los 70, quizá por la sencilla razón de que entonces el cine sexual estaba perdiendo la virginidad, era subversivo y liberador, fresco, audaz, joven, alegre y jovial. Quizá, sencillamente, el cine sexual ha perdido la virginidad, y la inventiva por lo general, porque ya no se espera del cine sexual sino la excitación, cosa normal en el género, pero en la época dorada del género, en sus mejores muestras, el cine sexual ha mostrado el sexo como parte de las complejas relaciones humanas, a veces como expresión de complicidad, alegría de vivir, y otras como mecanismo de poder, dominio, y en las mejores obras como amalgama de las pasiones más intensas (tanto buenas como malas) del ser humano. Esa capacidad e intensidad, por lo general, parece ya abandonada, y el género sigue siendo económicamente rentable, pero ha perdido su impacto social (las salas de cine X han desaparecido casi por completo y ver cine sexual en un cine convencional es imposible, aunque en alguna ocasión se ha colado algún título en una filmoteca, como homenaje a Gerard Damiano, por ejemplo) y está al margen de los circuitos del cine convencional, en una especie de isla. Es el tipo de cine que mucha gente ve, compra, se baja, pero que nunca aparece en los medios de comunicación, un secreto a voces, como si hubiera que esconderlo.
_Es lamentable que con las décadas el género haya caído en la marginalidad, en un universo paralelo, en vez de integrarse en la corriente principal, lo que muestra la engañosa apariencia de progreso en la que estamos. La situación es que el cine sexual se produce, se ve, se compra, pero que nadie lo sepa. Nunca verán un cartel anunciando una película sexual, pero una película de pornografía de la tortura, tipo "Saw", eso sí que lo veremos, una y otra vez. Resumiendo, la violencia sigue plenamente admitida en el sistema capitalista, el sexo queda relegado a una tierra casi de nadie entre lo legal y lo clandestino. No es ilegal pero se trata como si no existiera, por lo que el carácter subversivo de la época clandestina ya no lo tiene y el carácter liberador de la época de la legalización también lo ha perdido porque ahora es una práctica habitual pero no pública.
_El cine sexual más bien ha vuelto al peep-show, las cabinas y poco más. Incluso las películas más logradas se verán realmente en un dvd o en la pantalla del ordenador, y hay que recordar que en los 70 se rodaba cine sexual, para ver en pantalla grande, en pantalla de cine, con la vivacidad de los mil y un colores que fluyen desde el proyector, en la oscuridad excitante de la sala. Todo eso se ha perdido casi por completo, y yo que no lo pude vivir, siento una nostalgia atroz de esos tiempos en los que el cine sexual era cine y era sexual, porque hoy en día el cine sexual por lo general es epidérmico, descuidado, y bastante agresivo, quizá se trata de que con el tiempo se necesitan mayores estímulos para alcanzar cierta excitación, pero creo que si algún día alguien analiza sociológicamente el cine sexual sacará conclusiones más que notables sobre la sociedad occidental, la actual y la de hace décadas. También se pueden sacar conclusiones viendo simplemente las playmates de los últimos 50 años, lo que es bastante desalentador teniendo en cuenta que debería ser de lo más erótico. Sin embargo, qué aburrimiento me llega desde cierto momento, supongo que me gusta una mujer distinta a la diseñada por cirujano estético y retocada con photoshop...
_El cine sexual ha perdido la virginidad, y bastante más, quizá por eso, y más ahora, es necesario insistir una y otra vez en que el cine sexual da para mucho más, que esto no son cosas que cuentan los mayores porque sí, ni la típica idolatría, se trata de que el género por lo general ha perdido su vitalidad, y sin duda su repercusión social y mediática. En cierto modo vamos hacia atrás, y mucho, porque si bien es verdad que la oferta nunca ha sido mayor la calidad nunca ha sido menor, y empeora. El nivel ha bajado de tal manera que hoy en día a veces es más excitante la simple grabación amateur de una pareja, que aún posee cierta frescura y naturalidad que producciones de varios millones que aburren con su artificiosidad. O a lo mejor se trata, sobre todo, de que en la época dorada del género, además de guiones, desparpajo, sentido del humor, pero también del drama, los actores y actrices no solían ser de diseño, eran gente de aspecto más bien corriente, y eso daba a las películas una calidez y cercanía que con tanta silicona y alargamientos (ustedes ya me entienden) parece en vías de extinción. Será que me aburren los estereotipos del musculoso y la supercurvas, que acaban pareciendo parodias del hombre y la mujer, en vez de hombres y mujeres de verdad. Serán de verdad pero parecen sintéticos, será lo posmoderno, pero a mí me parece más bien frío.
_Seguiré rastreando en el cine sexual de los 70, donde, incluso lo más mediocre suele estar muy por encima de lo contemporáneo. Alguien dijo que la misión del arte es devolvernos a la infancia, y la misión del cine sexual (que dicho sea de paso puede llegar a ser arte) es devolvernos a la virginidad sexual, hacernos sentir que es la primera vez. Si no lo logra, en mi opinión fracasa, carece de verdadera nocturnidad, no se adentra en la jungla ni lo sobrevuelan mariposas, ni amanece un arco-iris precedido de galaxias llenas de estrellas. El cine sexual debería ser musical y poético, arrebatado, lírico y claro que sí, lúcido y porqué no lúdico. Pero también puede ser, como Gerard Damiano mostró en más de una ocasión, psicológico y dramático, pues el sexo, lejos de ser sólo una función reproductora o una diversión, además es un mecanismo de poder, con todas las implicaciones de dominio y sumisión que esto implica, y también un lenguaje lleno de matices. Por desgracia los matices se han ido a tomar viento, y por lo general el cine sexual se ha quedado en algo que se ve lo justito y después se desconecta, y al momento se olvida, no se hace parte de nuestra sangre. En otra época, ahí están las películas para demostrarlo, había mucho más.
_Quizá la virginidad una vez perdida es difícil de recordar, pero en una ocasión tuve la oportunidad de ver, de descubrir en realidad "Behind the green door", en una proyección pública en un pub, vale que la pantalla era pequeña, la luz no era la adecuada, y las copichuelas iban y venían, pero la naturalidad con la que vimos una de las grandes obras maestras del género debió ser muy parecida a la que vivieron en 1972 quienes la vieron en un cine. Aunque aquella generación, además estaba haciendo historia. Su esfuerzo y su alegría no ha sido en vano, aunque parece que mucho se ha perdido por el camino, y no me cuesta mucho entender lo que comenta Corliss, ojalá yo hubiera estado allí. De todas formas, siempre nos quedarán los clásicos para darnos cuenta de que otro cine sexual es posible, fue posible y hay pruebas, y en este blog de cine hay algunas pistas que les invito a seguir. A fin de cuentas, este blog es de cine, y el sexo más bien le interesa a casi todo el mundo (lo del "casi" quizá por si acaso alguien está de vuelta de todo...) así que para mí es de lo más natural que el cine sexual pueda interesar tanto a hombres como a mujeres. Sin embargo, como el cine sexual actual es tan... y el género está tan marginado, la mayoría jamás verá más allá de cuatro (o cuatrocientos) títulos lamentables, y eso es como si en vez de leer las obras maestras de la literatura no hubiéramos leído más que el bluff superventas, best-sellers de temporada.
_No me cansaré de insistir en que el cine sexual no es que sea tan sólo un género tan digno de respeto como cualquier otro (y con similitudes con el musical) sino que además existen títulos de notable calidad que una vez vistos no olvidarán en su vida, porque aportan cosas valiosas, y no sólo entretenimiento y excitación pasajera.
_Sinceramente, una vez tuve que dejar de ver la película "Legend of Lady blue", de lo dolorosa que me resultó, pues empieza muy romántica pero luego la cosa se tuerce. El cine sexual en realidad puede explorar las facetas eludidas del amor en el cine convencional. La dimensión sexual del amor, que el cine convencional no refleja, o apenas. El verdadero cine romántico quizá se ha realizado más en el cine sexual que en el cine convencional, y una obra poco convencional pero nada pornográfica según Lacan como "El imperio de los sentidos" increíblemente (han pasado décadas) todavía queda como un modelo en el que mirarse. Y desde entonces...
_En fin, no se conformen con lo supuestamente moderno, posmoderno, y actual, el cine sexual  empezó antes y llegó mucho más lejos, están invitados a adentrarse en el cine sexual que les devolverá la virginidad, para perderla gozosamente poco después.
~
http://cineoriginal.blogspot.com/search/label/cine%20sexual


El erotismo y el sexo en el cine, darían, han dado y darán para libros enteros, y enciclopedias... pero este amateur no aspira a tanto, pero me ronda desde hace tiempo que no estaría mal, en estos tiempos cibernéticos, hacer pelín de historia de algunas de las muestras más importantes del erotismo y el sexo en el cine. Para empezar, la diferencia entre erotismo y sexo no existe, y lo que llamo cine sexual (la mayoría "hardcore" o "porno") estudiosos mil no se han puesto de acuerdo, ni se pondrán. Yo tampoco, sinceramente creo que a veces depende del contexto, una persona completamente vestida con los labios húmedos, o una mirada tórrida puede ser bastante más sexual que alguien sin ropa alguna y en "trance erótico", curiosa expresión...
El cine, arte vampírico, poético, sensual y sexual sin parangón (¡qué fuerte ha quedado esto, pero es verdad!) tiene un componente tan voyeurista, vamos, que somos unos mirones todos y todas, que llevado al extremo se llegaría al puro cine sexual, máxima expresión del voyeurismo, y dada la especial constitución masculina y femenina, un género de lo más lógico. Aclaro esto, los hombres por lo general estamos dotados (no de lo que piensan, que de eso también) de una capacidad de visión muy desarrollada para la anatomía femenina, por decirlo de una manera entre sutil y autoirónica, y por otra parte, ¿saben el chiste de la mujer que se acerca al guardia a denunciar a un hombre?. El guardia le pregunta, ¿qué le ha mirado mal ese hombre?. La mujer le dice que ¡no la ha mirado!. Resumiendo, el mundo es perfecto, hombres mirones y mujeres vanidosas, todo maravillosamente complementario, ¡y que dure!. Siguiendo esta línea, incluso el cine sexual es de lo más lógico y natural, hombres (por lo general pero cada vez más mujeres) mirando y sobre todo mujeres enseñando, para mí es tan natural que se cae de su peso. Aunque también hay que decir que no todos los hombres disfrutan del cine sexual (y no me extraña, porque hay una inmensa mayoría aburrido y deplorable, pero yo defiendo lo que me parece elevado, y aún más si está menospreciado) ni todas la mujeres son dadas al exhibicionismo, o franqueza, frescura o algo por el estilo. Me encanta la respuesta de Lina Romay en una entrevista: "Mira, que os quede claro que yo sólo me visto si lo exige el guión". Mis aplausos y reverencias, eso es acabar con esa ablación de feminismo recalcitrante que considera que la pornografía es degradante para la mujer, como si todas la mujeres fueran iguales, qué aburrido sería.
Tampoco es que yo defienda un tipo de mujer, sólo digo que existe este tipo de mujer, y no es escaso, y cierto feminismo reaccionario lo intenta negar.
A mí las cosas del sexo, según sople el aire me cogen bastante liberal o bastante tímido, así de golpe, porque por una parte creo que el sexo es algo que puede ser maravilloso y expresa la alegría de la vida como pocas cosas más, o quizá ninguna, pero también sé que el sexo puede ser dramático y puramente animal, frío o triste, como Gerard Damiano expresó en algunas de sus obras maestras del cine sexual (El diablo en la Srta. Jones, Memories within Miss Aggie) por lo que me resulta difícil encarar algo tan importante y a la vez tan íntimo. Quizá abordar el sexo con mucha seriedad sea hacerlo más científico que menos y quitarle su gracia y desparpajo, quizá hacer del sexo una cosa como transgresora tampoco sea del todo cierto pues el sexo es lo más natural del mundo y lo de la transgresión por la transgresión me aburre un montón. Además el sexo en el fondo tiene algo más, inexpresable, espiritual además de placentero, algo cósmico, místico, que rara vez se expresa en las manifestaciones literarias o cinematográficas, y esta parte trascendental la echo a faltar casi siempre.
Así que al final me planteo si en la sociedad hipersexualizada, pero por lo mediocre, contemporánea, enarbolar la bandera del cine sexual o del erotismo acaba siendo más beneficioso que otra cosa, o hay que matizar mucho las cosas, que creo que es lo que estoy haciendo.
También me sucede que en el fondo, aunque uno tiene ojos (y bastante atentos...) en el fondo le doy bastante la razón a quien dijo que el cine sexual es "un cuento de hadas para adultos". Sí, algo de eso hay, es casi siempre una fantasía con insertos documentales, aunque por otra parte en ocasiones debe ser menos fantasía de lo que nos creemos, ya se sabe que la realidad supera a la ficción. Y otra cosa más, en el fondo uno puede ser pelín pillín (¡y quién no!) pero en el fondo lo de los sueños románticos, en fin, eso también... El sexo por el sexo, como el arte por el arte, puede estar muy bien, pero al final, o al principio, está el amor, que es erotismo, que es sexo, y que es hasta la madre del invento, por bromear un poco con algo que puede ser bastante doloroso, y en lo que se compromete todo el corazón de una persona. No confundir amor con amoríos, aunque nunca me ha parecido mal lo de ir de flor en flor, siempre que se aborden las relaciones con sinceridad.
Disculpen si esto me ha quedado confuso, ¡es que estoy confuso, y supongo que escribo para aclararme un poco!. Tengo ideas claras con estas cosas, pero también una dudas tremendas sobre cómo enfocarlas, así que si me he pasado hasta ahora, hacia el lado superficial o ligero de ciertas expresiones sexuales, o por otro lado he sido demasiado serio por el lado de historiar el asunto, espero mejorar porque el tema del sexo en el cine me parece de los más importantes y peor tratados por lo general. En cualquier caso, el cine seguirá siendo profundamente erótico, y expresando, mejor o peor, las muchas caras de la sexualidad humana. A mí me gustaría hacer un zoom muy grande a las que me parecen más alegres y profundas, que existen y a menudo son despreciadas por su franqueza, aunque también es necesario expresar otras facetas menos amables del sexo, aunque no me siento afín a ciertas manifestaciones sexuales, esto del sexo es delicado, en cuanto lo abordas corres el riesgo de que te traten de pervertidillo o de frívolo, y la verdad es que yo ni una cosa ni la otra, más bien me siento liberal en estas cosas, sobre todo tras haber padecido a curas y monjas, quizá eso explica algunas cosas...  Aunque creo que entre el cerrilismo católico dominante (hay católicos más comprensivos y moderados) y el libertinaje moderno hay algún punto medio al que quiero llegar, y desde luego es lo que intento expresar, aunque el sexo es más un torrente que una cosa racional y sensata. Pura locura de vivir, pero reflexionar un poco tampoco creo que sea malo, sin cerebralismo. De alguna manera veo mucha superficialidad por una parte y mucho cerrilismo por otra parte, y entiendo que el sexo tiene por igual un aliento luminoso y placentero como una dimensión reproductora, ambas cosas, y una no quita la otra. Quizá por lo general el cine sexual expresa la primera y ciertas religiones se quedan sólo en la segunda, y yo ¡¡¡creo en las dos!!!.
Continuaré quizá, con Russ Meyer, Joseph W. Sarno, Radley Metzger, Alex de Renzy y Gerard Damiano, sobre todo, que representan probablemente los artífices más destacados del erosexy de los 50, 60 y 70, o sea los padres del invento y sus mejores exponentes, cada cual en su territorio. Al menos son los más interesantes para mí, aunque escogiendo entre sus trabajos. Y los hermanos Mitchell de "Tras la puerta verde", de ahí al supuesto "porno para mujeres", y encontrar "Garganta profunda" online y en stagevu, lo que ha llovido y cambiado el mundo, pero el sexo seguramente no ha cambiado apenas, seguimos rastros y seguimos volando en las alas del deseo. Quizá desde "A history of the blue movie", del maestro Alex de Renzy, no hay tanto más sino más bruto, en la lógica y triste necesidad de aumentar los estímulos. Quizá por eso, con los años, sobre todo el cine sexual parece haber perdido su inocencia y frescura y cada vez me aburre más, sigo buscando las pelis viejas en las que las mujeres son pre-silicona, pre-cirugía estética en general y los tipos tampoco son de gimnasio, será real pero me parece tan artificial...
Bueno, en este mismo blog hay un rinconcito con pioneros del cine sexual, es cortito y no aparece Russ Meyer, pero a él debe bastante el erosexy cinamatográfico. Lo de "erosexy", que no sé qué tal suena, en fin, es que para mí va todo junto, el erotismo, el sexo, lo sexy, y el colmo de todo quizá sea Rita Hayworth en "Gilda". Más con menos quizá es imposible. Sin olvidar a la picarona Betty Page, y a la no menos encantadora Betty Boop.
~
http://stagevu.com/user/miaku  rincón de cine en stagevu
http://stagevu.com/channel/103571  erosexy


_Aunque se habla a veces de que las comedias románticas son el cine sexual de la mujeres, la verdad es que las últimas estadísticas revelan porcentajes cada vez mayores de mujeres que ven cine sexual, incluso se viene hablando ya desde hace un tiempo de "porno para mujeres", una etiqueta más mercadotécnica que otra cosa pues he visto cine sexual del supuestamente para hombres que no se diferencia en nada, excepto que ha sido dirigido por un hombre. Me gusta mucho, a este respecto, lo que Susana Moo propone en su erotómana, recibe relatos eróticos y se trata de adivinar si los ha escrito un hombre o una mujer. Como es natural, si están bien escritos nadie notará la diferencia, en realidad, ¿creemos que todos los hombres somos iguales o todas las mujeres son iguales?. Mayor generalización boba no sé si he oído en mi vida, la experiencia demuestra lo contrario, por ejemplo que hay mujeres que sobre todo piensan en el sexo y hombres que sobre todo piensan en el amor, aunque se supone que los hombres sólo pensamos en el sexo y las mujeres sólo piensan en el amor, pero de ser así no habríamos nacido. La verdad está más bien en que todos pensamos en el sexo y la mayoría en el amor, y lo de ser hombre o mujer, al final, se nace hombre o mujer, y ya está.
_Me hace sonreír cómo, en parte por educación y en parte por creerse superiores a los hombres, las mujeres primero decían que no les interesaba el erotismo literario, luego que no les interesaba el erotismo cinematográfico, luego era que si el cine sexual tampoco que era más sutil el erótico, y ahora resulta que al menos la tercera parte del tráfico de contenido sexual de internet lo consultan mujeres, debe ser que todas están documentándose, como el autor de este blog, claro. Hay estadísticas por franjas de edad que sitúan el consumo de cine sexual entre mujeres jóvenes en más del 80%, o sea práctica generalizada. Otras estadísticas hablan en torno al 60% a nivel general, y desde luego algo de esto hay, incluso una conocida web de vídeos sexuales ha cambiado su eslogan, y ha añadido una clara referencia al público femenino.  Antes, cuando había que ir a un cine, o al video-club, pues siempre estaba la cosa del qué dirán, me ha visto tal, ¿qué van a pensar de mí?. Sin embargo, con el anonimato de la red, resulta que incluso hay un público lésbico aficionado a las películas gays, lo han leído bien. La sexualidad humana es para estudiarla y no acabar de sorprenderse jamás. Cosas del sexo. A mí me parece genial, por otra parte, esto de que se hable de porno para mujeres, aunque insisto que no hay un sólo tipo de mujer y un sólo tipo de hombre (en ese caso habrían sólo dos tipos de películas sexuales, para hombres y para mujeres, y la verdad es que hay muchísimos tipos de películas sexuales) porque por fin se está rompiendo la hipocresía al respecto. Sí, las mujeres tienen ojos (no son sólo un corazón) y sí, tienen una líbido (no son sólo corazón) y sí, les gusta ver hombres desnudos haciendo cosas sexuales (con un pretexto argumental o sin pretexto argumental). Así que, por fin, hemos llegado todos a la conclusión que ya sabíamos, que el sexo nos interesa a todos, a los hombres y a las mujeres. Al menos cada vez se miente menos en esto. Aunque sobre el cine sexual para mujeres, hay bastante snobismo al respecto, queda mejor decir que ves algo de Candida Royalle o de la Lust (de Roberta Findlay, la pionera del cine sexual dirigido por mujeres, no se suele hablar, y eso que "Angel nº 9" carga contra el machismo con mucho acierto) que de alguien sin nombre entre el feminismo, aunque luego, a la hora de la la verdad, no hay tanta diferencia con cine sexual de primer nivel dirigido por hombres. Quizá, a la larga, el cine sexual dirigido por mujeres pueda ser una puerta de entrada para las mujeres algo reacias al género (como lo ha dirigido una mujer lo sienten más cercano) pero dudo que se queden ahí la mayoría, creo que las mujeres por lo general son tan eróticas como abiertamente sexuales, y el cine sexual dirigido por mujeres a veces parece algo más enfocado hacia el erotismo y la ambientación, aunque he visto cine sexual dirigido por hombres similar. Quizá hay quien cae en la tontería de mirar si una película la ha dirigido un hombre o una mujer (y los pseudónimos podrían también confundir en la identidad sexual), creyendo que la sensibilidad masculina y la sensibilidad femenina son completamente distintas, y lo que es distinto es la sensibilidad de cada persona, en realidad hay directoras de cine sexual tan poco sensibles como la brutal Lizzy Borden, así que el ser hombre o mujer no otorga mayor ni mejor, ni distinta sensibilidad, cada cual tiene una sensibilidad, y eso está más allá del sexo con el que se nace o de la inclinación sexual.
_Afortunadamente el sexo ya parece algo más aceptado como algo natural, tanto para hombres como para mujeres, y poco a poco las mujeres van reconociendo que el cine sexual les hace algo más que cosquillas, que el cine erótico escamotea lo que quieren ver, que como es natural sólo lo muestra el cine sexual.
_Hay que añadir que adulando a la vanidad femenina se ha llegado a publicar un libro que guía a la chica inteligente (ya dije que adulando) hacia el cine sexual, y me pregunto yo si es que después del techno inteligente ahora saldrá la etiqueta de cine sexual filosófico o algo así, menudo muermo sería. Sinceramente, si quiero reflexionar sobre el sexo, leo "El erotismo" de Georges Bataille. Un cine sexual tipo film-ensayo, eso ¡habría que verlo!, aunque habría quien lo llamaría masturbación mental, y con acierto. Aunque se dice que el mayor órgano sexual es el cerebro, es media verdad, el cine sexual contradice esta media verdad, y por otra parte hay algo que el cine sexual no puede expresar y en mi opinión es gran parte del hechizo que late en el erotismo, y estoy hablando del olor, el olor de cada parte del cuerpo, el olor no sólo del sexo, sino del propio sudor, quizá esto es lo más sensual y erótico de todo, pero ¿cómo expresarlo en el cine sexual?. El cine no puede expresar los aromas y perfumes del deseo, ni los del placer. Y mejor así, nos queda siempre la imaginación y sobre todo la realidad, en 3D, en el contacto real, directo, del diálogo de los cuerpos.
_Por otra parte, sociológicamente la popularidad del cine sexual plantea cuestiones interesantes: si existe tal cantidad de cine sexual, y de consumo de cine sexual, tanto por hombres como por mujeres, ¿no será por una carencia de verdadero sexo real, en persona?. Quizá tanto el sexo pagado como el cine sexual hacen un bien a la sociedad, cada vez más fría y aséptica en la que vivimos, y no son parte del problema, ni tampoco son milagros, pero por otra parte, el cine sexual es un placer en sí mismo, no sólo se hace cargo de las carencias y frustraciones sexuales de (bastante) parte de la población. Pero no escurramos el bulto, algo significa el hecho de que cada vez el cine sexual sea más popular y se empiece a ver a edad más temprana, no sé qué opinar sobre esto último, pero es un hecho. ¿Somos una sociedad hipersexualizada, o es justo lo contrario?. ¿El sexo se está esterilizando desde la aparición del SIDA?. Da la sensación de que sí, ahora incluso en el cine sexual se estila la depilación infantilizadora, todo tan esterilizado que parece plástico. En fin, me vuelvo al cine sexual de los 70, con mujeres menos de diseño y homologables, menos silicona, y más naturalidad. Mujeres, para mí, más reales. Quizá por eso, porque el cine sexual está desconectándose de la realidad, el cine sexual casero, amateur, cada vez gana más terreno, y es que dónde va a parar la naturalidad y la calidez de algunas grabaciones de poca calidad pero con mucho sentimiento, incluso en ocasiones se puede hablar de "porno romántico" (según dicen esto es una contradicción, pero a mí me parece posible) porque se trata de verdaderas parejas en la vida real. ¿Y si éste fuera el verdadero cine sexual para mujeres, el de mujeres teniendo sexo con sus verdaderas parejas?. Quizá sea una posibilidad, aunque habrá mujeres que encontrarán más excitante la idealización, la transgresión por zafia que sea o los estereotipos curvilíneos y musculados de la mujer y el hombre tipo del cine sexual habitual. Estoy convencido de que no existe un cine sexual para mujeres, ni un cine sexual para hombres, sino que existen docenas de tipos de cine sexual, y cada cual acaba encontrando el que le atrae, o se siente atraído por varios estilos de cine sexual, y esto más allá del hecho de ser hombre o mujer, que se trata de una cuestión de sensibilidad, y cada cual tiene la suya. La mía debe ser de otra época, porque cuando me documento sobre el cine sexual de los últimos tiempos casi siempre tengo que hacer uso del avance rápido, y no en las escenas narrativas, ¡sino en las sexuales!.
_En fin, volviendo al asunto, parece que el lado positivo de todo esto es que las mujeres y el cine sexual cada vez son una pareja más estable, aunque supongo que abierta a todo tipo de posibilidades libidinosas. Nada raro, ya habló el poeta (Baudelaire) de "las hembras del placer", y también de "los dedos traviesos".
~


_Algunas películas se basan en obras teatrales y/o literarias libidinosamente lubricadas, como por ejemplo "Baby doll" (1956) y "Lolita" (1962 y 1997). Basada en una obra del apasionado Tennessee Williams, Baby doll fue dirigida por Elia Kazan y tiene algún parentesco, quizá incestuoso, con la Lolita de Navokov llevada al cine por Kubrick, y décadas más tarde por Adrian Lyne, quizá algo mejor que el propio Kubrick, pero sin alcanzar altas cotas, dicho sea de paso. "Baby doll", sin embargo, es una película que arde, incendiaria, abordando la mezcla irresistible de ingenuidad y crueldad de las comúnmente llamadas lolitas. Mientras las adaptaciones de Lolita pecan de autor y muestran los defectos de Kubrick y Lyne, en "Baby doll" el gran director y delator que fue Kazan saca todo su jugo a una historia recorrida por una volcánica intensidad erótica.
_Más lascivia muestra todavía el impenitente erotómano polaco Walerian Borowczyk en "Cuentos inmorales" (1974) adaptando cuatro relatos de André Pieyre de Mandiargues, aunque lascivia de autor, en cuatro piezas que desbordan placeres con gran refinamiento visual, una ambientación preciosista, cuidando cada detalle con amoroso mimo erótico. En "La bestia" (1975), el director da un paso más allá al adaptar la antigua leyenda francesa La veritable histoire de la Bête de Gévaudan, en la que su refinamiento y preciosismo no se vuelven pacatos ante la sexualidad manifiesta de la bestia, que todos llevamos dentro según sugiere el director. Una película más explícita que tanto puede verse como una de las mayores muestras del visceral y animal impulso erótico que nos recorre como por el contrario una grosera manera de apelar a los instintos más primarios con una coartada simbólica. En cualquier caso una adaptación literaria plagada de pulsiones sexuales.
_Tampoco hay que olvidarse de un par de películas de Pasolini, "Las mil y una noches" (1974), y "Saló y los 120 días de Sodoma" (1975), basadas en el clásico de la literatura árabe y, en parte, en Sade, respectivamente, y que son la cara y la cruz de la sexualidad, su lado más luminoso en la primera y en la segunda su lado más siniestro. Quizá no puede haber dos películas más distintas entre sí, como ya anuncian sus fuentes literarias. En especial la segunda es una de las películas más polémicas de la historia del cine, no apta para todos los públicos y quizá para casi ningún público, y con implicaciones políticas evidentes pero quizá la simbología político-sexual que estableció Pasolini fuera excesivamente repugnante para lograr transmitir algún mensaje efectivo contra capitalismos, fascismos y demás tiranías. Añadir que "Las mil y una noches" culmina la Trilogía de la Vida de Pasolini junto con "El decamerón" (1971) y "Los cuentos de Canterbury" (1972), y que el clásico de la literatura tuvo una estimable adaptación al cine sexual titulada "Las 1001 noches eróticas de Scherezade" (1979) dirigida por Stephen Lukas, estrenada en España con el retraso habitual ¡de cuatro años! en versión S, sin escenas explícitas, lo que por lo que he visto es una desgracia.
_Continuando con este rápido repaso, comentar las adaptaciones que Just Jaeckin hizo de "Emmanuelle" (1974) y poco después con "Historia de O" (1975). La primera, obra de Emmanuelle Arsan, es el clásico del cine erótico e inició una franquicia e imitaciones mil, convirtiendo el erotismo en algo chic y de buen tono gracias a una ambientación, fotografía y música sensual, sofisticada, refinada, tal es su truco, pues sin tratarse de una gran película tuvo la habilidad de pulsar las teclas que la mayoría quería escuchar, y en el momento oportuno. Fenómeno sociológico y sin duda parte ya del inconsciente colectivo, su éxito animó a Jaeckin a emprender con "Historia de O" la adaptación de la novela de Pauline Réage, con lo que el sadomasoquismo más chic se hizo visible y creó cierta estética de sumisión-dominación light. Hay que añadir que a partir de la misma novela, el maestro del cine sexual Gerard Damiano filmó con "Historia de Joanna" (1975) una de las obras maestras del género, y que muchos expertos consideran que una de las mejores películas sobre sadomaso es "The image /The punishment of Anne" (1976), dirigida por Radley Metzger (conocido en el cine sexual como Henry Paris), basada en la novela de Jean de Berg, en realidad Catherine Robbe-Grillet, autoridad mundial en BDSM y esposa de Alain Robbe-Grillet, director de "Deslizamientos progresivos del placer" (1973), una ensoñación sadomasoquista con guión del propio director, escritor clave del nouveau roman francés.
_Sin olvidar la pasión erótica que recorre la filmografía de Buñuel (desde "Un perro andaluz", "La edad de oro", "Simón del desierto" a "Ese oscuro objeto del deseo"), que merecería libros enteros, voy a hacer un zoom al valiosísimo director francés Louis Malle, a través de "Los amantes" (1958), "La pequeña" (1978) y "Herida" (1992). "Los amantes" se basa en Point de lendemain, una novela de Dominique Vivant, y se alza como una de las obras maestras de su autor, que da forma a una revolucionaria y natural historia de amor rodada con gusto, elegancia y abriendo caminos cinematográficos que pocos han sabido seguir con la entidad del propio Malle. En "La pequeña", el francés se basa en la obra teatral de Polly Platt y se adentra con maestría en un burdel, mostrando con naturalidad, tacto y elegancia a una Brooke Shields de trece años, por lo que hay que ser un genio para lograr una película tan luminosa y alegre sin herir sensibilidades. Y Malle demuestra que lo es. Y por último, "Herida" se basa en la novela de Josephine Hart, y es otra obra maestra de Malle, en la que la atracción sexual y la pasión amorosa, incluso la delicada y furiosa flor del romanticismo aflora con una maestría sólo al alcance de los más grandes. Apenas son tres títulos, ¡pero qué títulos!, en una magistral filmografía en la que tampoco se queda atrás "Un soplo en el corazón" (1970), en la que ilumina el tabú del amor familiar con una alegría de vivir que suele echarse en falta en el cine en general y en el sexual actual, aunque es cierto que el cine sexual abordó este tema en la trilogía "Taboo 1-3" (1980-84), dirigidas con bastante éxito por Kirdy Stevens.
_Y por último, sin agotar desde luego este tema, citar a otro cineasta cuyo erotismo recorre una filmografía más que interesante, Roman Polanski, y en especial su "Lunas de hiel" (1992), que adapta la novela de Pascal Bruckner consiguiendo una película magistral, de una intensidad erótica que recorre prácticamente el abecedario entero, adentrándose en una relación que atraviesa considerables cimas y abismos con la voracidad y la velocidad de la pasión erótica.
:::

_Creo que el erotismo y el sexo más bien interesan a todo el mundo, y a bastantes nos interesa el cine, así que dos más dos son cuatro es natural que el sexo en el cine nos interese, o incluso nos interese el cine de sexo.
_Como no sólo de cine, ni de sexo, ni de pan vive el hombre (aunque a mí que no me quiten ninguna de las tres cosas) hace poco leía "La cámara lúcida" de Roland Barthes, en el que aborda la fotografía (el verdadero séptimo arte por orden de aparición).
_Para Barthes el erotismo no hace del sexo el objeto central, puede no mostrar el sexo, es una especie de sutil más allá de campo, de lo mostrado, y sugiere no tan sólo la desnudez y la excitación sexual sino sobre todo la excelencia absoluta de un ser, alma y cuerpo mezclados, mientras que para Barthes la pornografía representa el sexo como objeto inmóvil, un fetiche que no se sale del marco.
_Sin embargo, aún encontrando maravillosa la concepción del erotismo de Barthes, creo que la pornografía, entendida como manifestación explícita de la sexualidad (sin velos, elipsis, sugerencias...) en sus obras más logradas no sólo muestra la desnudez y actividades sexuales, sino que además de fomentar la excitación sexual o mostrarla, puede revelar también la excelencia de un ser, que díría Barthes. Claro que no digo que sea la norma, pero teniendo en cuenta que el cine sexual tiene su parte de documental, y el cine documental su parte de reflejo de la realidad, que incluso un número significativo de cine sexual se rueda cámara en mano del tirón, sin montaje, sin cortes, con lo que asistimos a la escena no en directo ni en vivo, ni la vivimos, pero la vemos en tiempo real, y sin trucos ni efectismos del montaje, pues en ocasiones efectivamente en el cine sexual mientras tiene lugar la acción (ustedes ya me entienden) a veces florece complicidad, ternura, deseo, pasión o cariño verdadero. Y estas cosas en mi opinión son parte de la excelencia del alma, del ser. Además, en el cine sexual se suele asistir a algo tan revelador de la excelencia del ser como el éxtasis del orgasmo. Aunque es cierto que no siempre se asiste a tanta excelencia del ser al menos de la mitad de las veces podemos estar seguros.
_Es más, aunque Barthes reconocía no sentirse atraído por la pornografía (a poco que uno tenga pelín de imaginación) sí puede haber un más allá de campo pues evidentemente hay intérpretes que nos recuerdan a personas que conocemos, amamos y/o deseamos, y aunque el cine sexual sí hace del sexo su objeto central no por ello es meramente un fetiche, y además de mostrar y excitar puede ser divertido en el sentido de cómico ("Garganta profunda" de Gerard Damiano), me gusta mucho lo de películas erótico-festivas, puede ser sensual ("Zazel", de Philip Mond), refinado y esteticista como el llamado porno-chic ("Barbara Broadcast", de Henry Paris), abordar el drama ("El diablo en la señorita Jones, de Gerard Damiano), tener una vena romática, incluso ser cantarín y musical, pues hay algún que otro título de cine sexual musical, por no hablar de títulos vanguardistas y casi metagenéricos ("Café flesh", de Rinse Dream), y todo sin dejar de ser cine sexual, pero es que no todo el cine sexual se resume en excitar y punto (cosa que tampoco tendría nada de malo).
_Uno se harta de observar reparos y desprecios hacia cualquier manifestación de sexualidad mientras las imágenes de violencias y crímenes nos asaltan en todas partes, ¡pero que no se vean tetas, el vello púbico (eso cuando no se había extendido esta moda prepúber que quizá sea un poco infantilizar a la mujer) o el sexo masculino en su plenitud!.
_Por último, como curiosidad sobre Barthes, añadir que según parece su libro sobre el Japón titulado "El imperio de los signos", fue socarronamente parodiado cuando se tradujo "Ai no corrida",  la obra maestra del japonés Nagisha Oshima como "El imperio de los sentidos". Por cierto, que "Ai no corrida", título que se presta a cachondeo... en realidad se traduce como La corrida del amor, pero en el sentido de festejo taurino del amor.
///
-El sexo en el cine y el cine de sexo, por Joan Bassa y Ramón Freixas (Paidós, 2000)
-Cine, erotismo y espectáculo, por Ramón Freixas y Joan Bassa (Paidós, 2005)
-Cine para adultos. 1001 películas para 1001 noches, por Luis Miguel Carmona y Álex Basas (T&B, 2007)
-Películas clave del cine erótico, por Pedro Calleja (Ma non troppo, 2009)
:::


_Abordar el sexo en el cine suele ser complicado. Se habla de cine erótico, se habla de cine pornográfico (a mí me gusta llamarlo cine sexual) y en el fondo el cine erótico y el cine pornográfico son cine sexual, sugerido, entrevisto o mostrado del todo, y se alza como el fuego que calienta la película. Ahora bien ¿qué es cine erótico? ¿qué es cine pornográfico?.
_No sé si es muy simple decir que el cine erótico sugiere y el cine sexual muestra, o el cine sexual continúa allí donde se detiene el cine erótico. Para liar más la cuestión hay títulos considerados eróticos que incluyen escenas sexuales explícitas (lo que se considera porno), así que la cosa no es tan simple pero por lo general el cine erótico se orienta a un público más amplio (y a una taquilla mayor) por lo que sugiere más que muestra, y así no cae en calificaciones de pornográfico, con la marginación que esto conlleva. Recordar que apenas existen cines en los que se proyecte cine pornográfico, ya hace décadas que pasó la edad dorada del cine sexual (mediados de los 70) en la que las películas se estrenaban en salas convencionales.
_Quizá es cuestión de gusto si el cine erótico es más refinado que el sexual dado que existen cineastas que abordan las películas sexuales con una concepción estética muy cuidada e incluso refinada, y se habla, con acierto, de porno chic. O quizá el cine erótico es superior al sexual por sugerir sin llegar a mostrar, o al contrario el cine erótico no se atreve a mostrar como sí hace el cine sexual. Cuestiones que no sé del todo si tienen una respuesta clara. En realidad hace años que me pregunto si de verdad hemos visto películas románticas, pues parece que una película romántica no puede sino sugerir el sexo y una película sexual rara vez se ocupa del amor, pero las dos cosas son posibles, y necesarias.
_Conviene, de todas formas, advertir del abuso efectista que se suele hacer del desnudo y el sexo para hacer rentables películas malas hasta decir basta. Lo mismo ocurre con la violencia, aunque si me dan a elegir entre la violencia gratuita y el sexo gratuito, ¿qué quieren que les diga?, me inclino por lo segundo. Lo que sucede es que me parece que hay una gran hipocresía en las cuestiones sexuales, se muestran desnudos efectistas con evidentes motivaciones taquilleras y onanistas (la masturbación, por otra parte, está muy bien) pero cuando la pareja está encaminándose al sexo compartido, ¡¡¡fundido en negro!!!. ¿Por eso existe el cine sexual?. El cine sexual sigue donde se queda el cine convencional y hace un zoom a las elipsis sexuales, y de ese zoom a lo no mostrado crea su espacio en el cine, casi siempre despreciado pero muy necesario si observamos las cifras que se mueven en el cine sexual. Aunque de todas formas primero fue el cine sexual y luego fue el cine erótico, pues antes se realizaron películas sexuales que eróticas, el problema siempre estuvo, está y estará en la distribución del material sexual. En España, se vio antes cine sexual en el Palacio Real que en los cines... por poner un ejemplo. El cine sexual ha sido clandestino durante mucho tiempo, y aún hay lugares del planeta en el que el cine sexual es ilegal. Pero se sigue realizando y viendo.
_Hace poco vi "Cinema paradiso", y si la recuerdan a cada beso que se daban en pantalla el cura local tocaba la campanilla y se eliminaba la escena. Al proyectar la película el público se quejaba de que nunca veían el beso. Pues lo mismo sucede con el sexo, del cual venimos si bien recuerdo...
_En las películas convencionales el sexo se sugiere en vez de mostrarse con naturalidad, sin llegar al montaje e insertos del cine pornográfico. Salvo algunas excepciones, aún suena la campana y la autocensura cinematográfica lo resuelve todo con un fundido en negro.
_Quizá ya sería hora de que una película sea tan erótica como pornográfica, sin caer en mojigaterías edulcoradas ni en exhibicionismos efectistas. Quiero decir que existe cierto erotismo lleno de velos, pacato, light, de diseño, que me parece de lo más frío y aburrido, milimetrado, superficial e incluso cobarde y barato, pero económicamente de lo más rentable por lo visto, mientras que también existe un cine sexual burdo, zafio, de lo más vulgar y superficial y barato y más cosas... En los dos casos me da la impresión de que se recurre a lo más efectista y al camino más fácil, sin talento, calidez y creatividad.
_Un cine que aborde el sexo con talento, calidez y creatividad es raro de encontrar, y puesto que sucede con el cine en general también sucede con el cine erótico, el cine sexual y el cine en el que se añaden escenas de sexo, que es el más común. Y sin embargo es una alegría encontrarse con películas como "El imperio de los sentidos" o recientemente "Shortbus", que abordan el sexo con franqueza y valentía, saliéndose de los márgenes, cánones y cajones al uso. Películas que son la caída del supuesto muro que separa amor, pasión y sexo, romanticismo, erotismo y pornografía. Magníficas muestras de cómo expresar la vitalidad sexual, su complejidad, arrebato y alegría.
:::







2- Un poco de historia


>
cine que aviva algo más que los ojos...

*
No podrán censurar la chispa de mis ojos. 
 Charles Laughton 


*
Puedo morir en paz. He conocido el gran amor.
 en "Mikael", de Carl Dreyer


*
Gracias, he disfrutado de cada centímetro.
 Mae West 



*
Mira, que os quede claro, que yo sólo me visto si lo exige el guión.
 Lina Romay  



*uno 
Cine que aviva algo más que los ojos, es una rápida cronología de algo que ha existido en el cine desde su origen, pues ya en el mudo existían filmaciones, que en ocasiones llegaban a proyectarse en palacios y casas reales, de naturaleza erótica, desnudos de artistas de variedades... y cosas por el estilo... son conocidas las coartadas históricas de películas de la época muda en la que aparecían desnudos, y hasta que la censura se puso firme no eran tan extrañas estas cosas... después no se podía enseñar nada... en realidad la primera vez que dos actores se besaron allá por 1896 ya supuso un escándalo, les parecía indecente... también fueron indecentes imágenes de pechos, piernas... en fin, una historia que va más allá de lo cinematográfico pero que aquí sólo se toca de refilón... en los años 60 las películas de Russ Meyer abrieron brecha, y luego en los 70 con la relajación de la censura empezaron a proliferar producciones comerciales con alto contenido erótico como "El último tango en París" y clásicos que aunque han quedado en hitos del cine porno merecen un trato menos peyorativo, por lo que aprovecho para reivindicar el buen humor de "Garganta profunda" y la coreografía de "Tras la puerta verde", trilogía de oro del cine porno que se completa con la dramática "El diablo en la señorita Jones", que empieza con un suicidio... en estos primeros 70 los directores del género eran osados y los guiones importaban... aunque en el reciente cine sexual existe una vertiente chic, incluso social, historicista y una algo más sentimental, estos casos no parecen ser sino excepciones y por lo que parece no se ha vuelto a llegar a los niveles creativos de estas tres películas... respecto al cine convencional, los ejemplos de escenas sexuales son cada vez más fáciles de encontrar, pero de vez en cuando, es curioso, aún hay alguna película que escandaliza por no acabar con un fundido en negro una escena en la que van a haber algo más que caricias y besos...
*
y dos
_Las clasificaciones por géneros pueden ser complicadas, a menudo reduccionistas... cómo señalar qué películas son más eróticas, más sexuales, más pornográficas... "El imperio de los sentidos" para Lacan era la película más pudorosa que podía imaginarse aunque mostraba con total franqueza escenas muy sexuales. Existen películas en las que aunque no se vean escenas sexuales en ellas late un erotismo enorme (pienso en Antonioni, y sobre todo en esa mano que está alrededor de Inés Sastre en "Más allá de las nubes"), otras en las que aunque no se muestren los insertos y el detalle del cine porno, resultan muy sexuales (pienso en el volcán de Jessica Lange en "El cartero siempre llama dos veces") y también hay películas que ni con zoom y primeros planos llegan a ser tan ardientes como algunas miradas, algunas partes vistas o entrevistas (pienso en el famoso visto y no visto de "Instinto básico") o a veces andares, diálogos (Lauren Bacall o Mae West)
_¿Qué películas incluir? además muchas son difíciles de conseguir para mí, y además hay algunas que además estimulan la risa, o la imaginación, o cuentan una historia alegre y divertida, o dramática y triste, en las que el sexo forma parte del desarrollo de la historia ("El imperio de los sentidos") como ocurre en la vida, y otras que no vería casi nadie de no ser por escenas subidas de tono que no aportan nada más que público. Quizá el cine pornográfico de verdad sea ése, el que utiliza el sexo para vender algo que no tiene valor ni relación con el sexo sino con el dinero. El sexo y la violencia son recursos muy fáciles que resultan comercialmente muy rentables. En el propio género pornográfico también es verdad que la mayoría de las veces los argumentos, y a menudo la música, no aportan nada, es más estorban (resulta casi siempre más natural y erótico un susurro, un sonido, un ronroneo, un gemido...) muchas veces o resultan ridículos.
_Hay directores del cine sexual que han marcado época y han dejado obras maestras y clásicos admirables, en especial Gerard Damiano. Aunque mi conocimiento del género no es extenso y he olvidado algún título y autor (aunque no escenas, la verdad) entre lo que he visto, algunas cosas me parecieron destacables, como una historia muy sentimental con personajes bastante bien definidos, y películas convencionales pero muy intensas, más de los 80 y primeros 90. Hay quien dice que en el cine sexual actual no hay sexo sino gimnasia. En los 70 sobre todo se nota, entre lo que yo he visto, una calidez, imaginación y un buen rollo que después rara vez he visto. En los 90 ya llega el esteta Andrew Blake, y luego "Latex" ya representa una inversión de un millón de dólares (no se mueven céntimos en el mundillo) y una reunión de efectos especiales, estética ultracuidada, aunque fría, por poner un ejemplo.
_Vaya, no sé qué títulos incluir en realidad, la forma de delimitar o informar de qué película es "convencional", cuál erótica, cuál porno... a veces las barreras se diluyen, como por ejemplo en "Los idiotas", que dentro de lo que cabe es una película ni erótica ni porno pero que escandalizó mucho entre otras cosas por sus escenas casi pornográficas. En fin, existen libros especializados, y hay más facilidades para conseguir leer y ver sobre el género gracias al dvd y a internet. Hace años busqué, incluso en tiendas especializadas, "Garganta profunda" y no lo encontré. Con el tiempo la pude comprar en un kiosco, y hoy en día es relativamente fácil conseguir verla. El mundo se ha abierto muchísimo y hoy en día es posible ver más y mejor que antes. Y esto vale tanto para este tipo de cine como para el cine en general y por extensión para cualquier arte o manifestación humana.

_Y por simple desconocimiento aquí no se hacen mención de títulos específicamente lésbicos o gays (ver 
http://anodis.com/nota/5388.asp?pag=1  y http://www.homocine.com/ ), al menos cuando entran en el terreno explicito, pero sí algún título que he podido ver digamos que de cine convencional, como "Mujeres de uniforme" o "Mikael", ambas magníficas películas con trasfondo lésbico y gay. Para ampliar son interesantes los libros "El cine de gays y lesbianas", por Boze Hadleigh (Odín, 1996 - original 1993), "El celuloide rosa", por  Javier García Rodríguez (La Tempestad, 2008) y los documentales "El celuloide oculto" (1995) de Robert Epstein y Jeffrey Friedman, además de la réplica británica "A bit of scarlet" (1997) por Andrea Weiss. Tampoco abordo aquí prácticas sexuales muy específicas, que tienen sus subgéneros correspondientes, ¡que son sólo unos apuntes!.

_Por último, aunque no por esto menos significativo, apuntar que existen directoras de cine sexual, como Roberta Findlay (la pionera) y Gail Palmer, que debutaron en los 70, Candida Royalle que debutó en los 80 fundando su propia productora , o las recientes Lizzy Borden (que es lo opuesto a la sensibilidad femenina) y Erica Lust (autoproclamando el mercadotécnico porno para mujeres), por nombrar algunos ejemplos... que hay más, en España destacan Bibian Norai y Sandra Uve. Se tiende a considerar que el cine sexual sólo interesa a los hombres y sólo ofrece una visión masculina del sexo (cosa que es generalizar y reducir enormemente el género) pero existen miradas femeninas sobre la sexualidad, e incluso se habla de un porno para mujeres, aunque habría que aclarar que no hay un porno para hombres y un porno para mujeres, porque ni todos los hombres somos iguales ni todas las mujeres son iguales. De todas formas se ha acuñado ya el término porno para mujeres, lo que en parte es un avance, mujeres que reconocen consumir porno y hacerlo, el porno digo. Afortunadamente.
_Y en fin, que esto son sólo unos apuntes.... ¡el sexo es maravilloso pero inabarcable!


***
erotismo y sexo en el cine, una rápida cronología
:

1896 El beso, (?) (una pareja victoriana se besa ante la cámara, un escándalo en su época)
1896 The bath, (?) (el primer striptease en el cine)
1897 La puce, (?) (una mujer con la excusa de que se le ha metido una pulga, hace un striptease)
1915 A free ride, (?) (es la primera película pornográfica conocida, aunque probablemente hubieran antes)
1919 Diferente a los demás /Anders als die Andern, Richard Oswald (incluye un baile entre dos amantes masculinos)
1921 El ministro, Ramón y Ricardo de Baños (cine sexual mudo)
1921 El confesor, Ramón y Ricardo de Baños
1924 Mikael, Carl Dreyer (el maestro Dreyer defiende la pureza de los sentimientos amorosos que un pintor maduro siente por un joven)
1927 Hula, (?) (convierte a Clara Bow, con su encantador desnudo, en un sex symbol)
1928 Sexo en cadenas, Wilhelm Dieterle (homosexualidad entre rejas)
1928 Un perro andaluz, Luis Buñuel (el erotismo de Buñuel...)
1928 La caja de Pandora, G.W. Pabst (con la divina Louise Brooks)
1930 La edad de oro, Buñuel (las escenas del amor loco, la mujer y la estatua...)
1930 El ángel azul, Josef Von Sternberg (el inolvidable debut de Marlene Dietrich)
1930 Marruecos, Sternberg (Marlene Dietrich travestida con esmoquin y sombrero de copa besa a otra mujer)
1931 Muchachas de uniforme, Leontine Sgan y Carl Froelich (es un film en el que se aborda la sexualidad entre mujeres)
1931 El hombre y el monstruo, Rouben Mamoulian (con "tocamientos impuros")
1931 Tabú, Murnau y Flaherty (naturalidad)
1932 Mata-Hari, Fitzmaurice (con la diva Greta Garbo, quien hacía "pecar" con elegancia...)
1932 Tierra de pasión, Fleming (con la gran Mae West, que interpreta a una prostituta)
1932 Ave del paraíso, King Vidor (con Dolores del Río)
1932 El signo de la cruz, Cecil B. de Mille (con la excusa religiosa una mártir cristiana está desnuda y atada a una cruz acechada por un gorila, qué barbaridad)
1932 Éxtasis, Machaty (circula normalmente sin las escenas abiertamente sexuales de Hedy Lamarr, que incluían un primer plano de su rostro en el orgasmo, bañándose desnuda... es la primera película que es vetada en los EE.UU., cuna de la libertad, eso dicen...)
1933 No soy ningún ángel, Rugles (los comentarios burlones y eróticos de Mae West enfadaron a las autoridades eclesiásticas americanas y poco después se impuso la censura)
1933 King Kong, Schoedsack y Cooper (la belleza mató a la bestia)
1934 Tarzán y su compañera, Gibbons (abundaban los baños en plena naturaleza)
1946 Duelo al sol, Vidor (con escenas de una intensidad increíbles, una película ardiente)
1946 Gilda, Vidor (Rita Hayworth quitándose un guante es probablemente más erótico que la mayoría de escenas hardcore de la actualidad)
1946 Encadenados, Alfred Hitchcock (transgresión de la censura en un beso de más de tres segundos, gracias al teléfeno)
1948 Arroz amargo, De Santis (ver a Silvana Mangano entre arrozales...)
1952 Un verano con Mónica, Bergman (el maestro sueco filma un film ardiente y fresco)
1955 La tentación vive arriba, Wilder (Marilyn Monroe y su vestido levantado por el aire caliente)
1955 Teaserama, Irving Klaw (recopilación de variedades eróticas y burlescas con la mítica Bettie Page, y con Tempest Storm)
1956 Baby doll, Kazan (un tenso precedente de Lolita, cargado de sexualidad latente)
1956 Y Dios creó la mujer, Vadim (el descubrimiento de la sex symbol Brigitte Bardot)
1957 La isla del sol, (?) (vulnerando el código de producción americano incluye historias de amor interraciales)
1958 Vértigo, Hitchcock (obra maestra del polimorfo-perverso genio del suspense, y del cine)
1959 Los amantes, Louis Malle (el sexo oral realizado a Jeanne Moreau la conduce al éxtasis)
1959 The inmoral Mr. Teas, Russ Meyer (los inicios del clásico Russ Meyer, con sus mujeres de fuerte personalidad y gran pecho, iniciando su serie de películas nudistas)
1959 La dolce vita, Fellini (la Fontana de Trevi... mítica)
1960 Las novias de Drácula, Fisher (el clásico de terror, pero más erotizado)
1961 Viridiana, Buñuel (una obra maestra del maestro, con su particular erotismo, incluso reforzado por un final impuesto por la censura)
1961 Diferente, Luis María Delgado (sorprendente despiste de la censura en esta película española que aborda la temática gay)
1961 Eve and the handyman, Russ Meyer
1962 Jules y Jim, Truffaut (una obra maestra de Truffaut, con Jeanne Moreau que forma parte de un trío amoroso y no quiere decantarse sino continuar viviendo con alegría... una película maravillosa)
1962 Lolita, Kubrick (basada en la obra de Nabokov, sobre la líbido adolescente-juvenil y su atractivo en personas más mayores, escándalo en su día, y tema polémico, claro)
1962 House of Bare Mountain, Robert L. Frost
1962 Le cri de la chair, José Benazeraf
1963 La frusta e il corpo, Mario Bava (el erotismo en Bava es increíble)
1964 Gate of flesh, Seijun Suzuki (colorista film del cineasta nipón de culto, esta pinku eiga combina sadismo y preciosismo formal)
1965 Simón del desierto, Luis Buñuel (la tentación de la carne vence a la santidad)
1966 The raw ones, (?) (por primera vez se incluyen desnudos integrales...)
1966 Blow up, Antonioni (escándalo por el vello púbico, no se había visto en público)
1966 Belle de jour, Buñuel (con Catherine Deneuve interpretando a una prostituta a tiempo parcial)
1966 Faster pussycat, kill kill, Russ Meyer (una de sus obras más recordadas)
1967 Yo soy curiosa, Sjoman (las escenas sexuales eran muy creíbles, aunque fingidas)
1967 Violated angels, Koji Wakamatsu  (polémica cinta de enfermizo erotismo criminal)
1968 100 rifles, Tom Gries (Raquel Welch y Jim Brown en una fogosa relación interracial, y además un papelito para Soledad Miranda) 
1968 Vixen!, Russ Meyer (otro pequeño gran clásico de Meyer, de sugerente y ambigua traducción)
1968 Inga, Joseph W. Sarno (pequeño clásico del erotismo, una película encantadora sobre la iniciación sexual de una  jovencita)
1968 Barbarella, Vadim (con Jane Fonda destrozando a orgasmos una máquina...)
1968 Carne, Armando Bo (exitosa muestra de erotismo argentino, aunque alejado de la sutileza de Lubitsch)
1969 More, Barbet Schroeder (Ibiza, sexo, drogas, y música de Pink Floyd... una combinación atractiva y letal)
1969 Necronomicón, Jesús Franco (quizá la obra más lograda del prolífico director de culto, estilizado erotómano en magníficas secuencias oníricas que alabó el propio Fritz Lang)
1970 La historia del cine porno, Alex De Renzy (documental que incluye "A free ride (1915) entre otros)
1970 Cherry, Harry & Rachel, Russ Meyer
1970 Más allá del valle de las muñecas, Russ Meyer
1971 Las vampiras (Vampyros lesbos), Jesús Franco (con la sensualidad de la mítica Soledad Miranda)
1971 Yo soy ninfómana, Max Pecas (asentó las bases de gran parte del cine erótico de los 70)
1971 Conocimiento carnal, Mike Nichols (crítica del americano medio obsesionado con el sexo y el éxito)
1971 El doctor Jekyll y su hermana Hyde, Roy Ward Baker
1972 El último tango en París, Bertolucci (obra maestra de aliento revolucionario en todos los aspectos, es una mirada original sobre la sexualidad y las relaciones sociales, y posee imágenes ya inolvidables y clásicas que trascienden su evidente erotismo y carnalidad)
1972 Garganta profunda, Gerard Damiano (con Linda Lovelace, la película hardcore más vista de la historia, y una de esas veces en las que el éxito no es a costa de la creatividad, además el tono es agradable, hay buen rollo y es divertida, en fin, una de las joyas de la "trilogía" de oro del cine sexual)
1972 Tras la puerta verde, Mitchell y Mitchell (una Marylin Chambers sensual como pocas con una coreografía increíble y un montaje final de lo más lisérgico en una película que supera con creces el calificativo peyorativo de pornográfica, otra joya más para la "trilogía" de oro del cine sexual)
1973 El diablo en la señorita Jones, Gerard Damiano (la tercera joya del género, con una historia dramática que empieza en suicidio, con una actriz nada lolita, de 37 años, e interpretando con ardor y dolor su papel, en fin, que Damiano realizó dos de las tres obras maestras de la "trilogía" del cine sexual, y además esta obra maestra derriba los muros entre film de arte y film sexual)
1973 Malicia, Semperi (Laura Antonelli convertida en mito erótico, con su inolvidable picardía)
1973 Sex & fury, Norifumi Suzuki  (violencia y erotismo nipón en estado puro)
1973 Si don Juan fuese mujer, Vadim (el mito pero en femenino)
1974 Furias porno (Sensuales tardes con Pamela Mann), Henry Paris
1974 Cuentos inmorales, Walerian Borowczyk  (varios cuentos libidinosos)
1974 Memories within Miss Aggie, Gerard Damiano (la obra maestra más arriesgada y dramática del maestro del cine sexual, Gerard Damiano)
1974 Angel nº9, Anna Riva (quizá la primera directora de cine sexual)
1974 Las mil y una noches, Pasolini (el clásico oriental pasado por el tamiz personal de Pasolini)
1974 Emmanuelle, Just Jaeckin (el softcore más elegante de la época, un éxito total que derivaría en muchas secuelas)
1974 Portero de noche, Liliana Cavani (una mirada femenina sobre el sadomasoquismo y el nazismo, pero no gran cosa como película)
1975 El sexo que habla, Frederic Lansac (una historia que se explica en el título, uno de los primeros hardcore europeos, francés, con un guión entre divertido y dramático, un clásico)
1975 Lujuria desenfrenada, Henry Paris
1975 The analyst, Gerald Graystoke
1975 Supervixens, Russ Meyer (uno de sus títulos más conocidos)
1975 The rocky horror picture show, Sherman (un musical travesti y bisexual)
1975 La historia de Joanna, Gerard Damiano (asombrosa "adaptación" de "Historia de O" por el director cumbre del género, es un clásico del BDSM en el que se incluyó por primera vez una escena homosexual masculina, y se inspira en la manera de dirigir de maestros como Bergman y Hitchcock...)
1975 Saló o los 120 días de Sodoma, Pier Paolo Pasolini (quizá de lo más duro que se ha estrenado jamás, con pretensiones metafóricas)
1975 Historia de O, Just Jaeckin (del director de "Emmanuelle" sobre el sado)
1975 La bestia, Walerian Borowczyk (el mito de la bella y la bestia con enorme explicitud sexual y bestial)
1975 El abismo de los sentidos, Noboru Tanaka (una muy estimable "roman porno" -lo que en Japón se llama "pornografía romántica" no es explícito sino erótico- que aborda la historia desarrollada en "El imperio de los sentidos")
1976 El imperio de los sentidos, Nagisa Osima (una obra de arte, hecha de rojo y blanco, sincera, vigorosa, inolvidable... es muy injusto considerarla una película sólo erótica)
1976 Maitresse, Barbet Schroeder  (cruda muestra de BDSM, típicamente francés)
1976 Salón Kitty, Tinto Brass (inicio del efímero porno nazi)
1976 A través del espejo, Jonas Middlenton (una película sexual fantasmagórica y quizá bizarra, muy particular)
1976 The opening of Misty Beethoven, Henry Paris (es el mayor clásico del porno chic)
1977 Ese oscuro objeto del deseo, Buñuel (la última película de Buñuel, con su toque erótico personal)
1977 Eruption, Stanley Kurlin (con el mítico John Holmes, apodado tres piernas, a las chicas les encantará, bueno, no sólo a las chicas...)
1977 Baby face, Alex De Renzy
1977 Memorias de una pulga, Jim y Artie Mitchell (de los creadores de "Tras la puerta verde")
1978 Barbara Broadcast, Henry Paris (un pequeño clásico con una atmósfera sutil y lúdica, tiene uno de los inicios más logrados de la historia del cine sexual, no llega por poco a la obra maestra, pero es una película muy especial, con encanto y el desenfado de esos años)
1978 Debbie does dallas, Jim Clark (la candidez de Bambi Woods unida a su lascivia hicieron de esta película un éxito, y de ella un mito sexual)
1978 Easy, Anthony Spinelli
1978 Las niñas calientes, Francis Leroi
1978 Pretty peaches, Alex De Renzy  (uno de los más notables directores de cine sexual, en uno de sus títulos más recordados)
1978 Calígula, Tinto Brass (una superproducción con reparto de relumbrón e insertos hardcore ajenos al propio director)
1978 La pequeña, Louis Malle (ambientada en los burdeles de otra época, con Susan Sarandon y Brooke Shields, es una película interesante)
1979 La ceremonia de los sentidos, Antonio D'Agostino (afirma la rara pero digna, quizá incluso envidiable, condición sexual hermafrodita)
1980 El lago azul, Kleiser (con Brooke Shields ya no tan pequeña, convirtiéndose en sex symbol)
1980 Furor insaciable, Godfrey Daniels (con Marilyn Chambers, volviendo por sus fueros, y fuegos, es uno de los clásicos del cine sexual y uno de los títulos más vendidos de todo el género)
1980 Tabú, Kirdy Stevens (la primera de la saga sexual)
1980 Talk dirty to me, Anthony Spinelli
1980 American gigoló, Schrader (con Richard Gere, que ya tenía una legión de admiradoras, además pueden admirar mucho en esta película, de Gere, claro)
1981 El cartero siempre llama dos veces, Rafelson (Jessica Lange es fuego puro)
1981 Fuego en el cuerpo, Kasdan (un thriller erótico, Katherine Turner en la cumbre)
1981 Medias de seda, Burd Tranbaree (las medias son el requisito, el sexo es el argumento)
1981 Amanda de noche, Robert Mc Callum (de las primeras películas con la calificación X estrenadas en España)
1982 Querelle, Fassbinder (un maestro del melodrama abordando relaciones homosexuales)
1983 La llave secreta, Tinto Brass (con la Sandrelli en todo su esplendor, por el especialista italiano del erotismo)
1983 A taste of money, Richard Mailer (con la musa porno Constance Money)
1984 Cada mujer tiene una fantasía, Edwin Brown o Durrell (un intento de hacer cine sexual también para mujeres, aunque ni todas las mujeres ni todos los hombres somos iguales, no es verdad que el porno sea sólo para hombres ni que todos los hombres seamos iguales, ni todas las mujeres)
1985 New Wawe Hookers (El inicio), Gregory Dark (un clásico que abrió caminos, y en el que se coló una menor de edad llamada Traci Lords... el director realizaría años después video-clips para una cantante con nombre de estrella porno, y afición a no usar ropa interior, llamada Britney Spears...)
1985 Matador, Almodóvar (el erotismo de Almodóvar...)
1986 El diablo en el cuerpo, Bellocchio (con una considerable naturalidad sexual, aunque no sea una película calificada como pornográfica)
1986 Terciopelo azul, David Lynch (la joya de un genio tiene su erotismo particular)
1986-87 The devil in Miss Jones 3&4, Gregory Dark (película en dos partes continuando la saga iniciada con una de las obras maestras de Damiano)
1987 La ley del deseo, Almodóvar (entre travestismo y homosexualidad, la "ducha" pública que recibe Carmen Maura es de los momentos más eróticos de la historia del cine)
1988 Cinema paradiso, Tornatore (al final se enlazan secuencias de besos censurados, hay que recordar que durante décadas los besos se cortaban o se medía su duración...)
1989 Cuando Harry encontró a Sally, Reiner (un orgasmo fingido en una cafetería, entre divertido y erótico, dos cosas que suelen ir juntas...)
1989 Night strips, Andrew Blake (un clásico de un director hardcore que marcó un estilo original pero esteticista y frío)
1989 ¡Átame!, Almodóvar (las feministas la odiaban pero no era para odiarla, y el baño con el buzo de Victoria Abril es un momento cumbre de la historia del erotismo actual)
1990 La masajista, Paul Thomas (una película sexual en la que hay pocas escenas explícitas, pero vale más la calidad que la cantidad, y en la que según algunos surge lo más parecido a una historia de amor que puede nacer en una película X)
1990 Concepts de Salieri, 1 y 2, Mario Salieri (la imaginación al servicio de las fantasías sexuales del director italiano de hardcore)
1990 Las edades de Lulú, Luna (basada en la novela, y con la tendencia erótica propia del director)
1991 Amantes, Aranda (más centrada en el erotismo que en la violencia, como su director)
1991 La bella mentirosa, Rivette (el clásico de la nueva ola francesa en una historia sutil y erótica)
1992 Lunas de hiel, Polanski (perturbadora y perversa turbulencia erótica en uno de los trabajos más intensos y logrados de Polanski)
1992 Jamón, jamón, Luna (los pechos de Penelópe Cruz le saben a jamón, según dice Bardem)
1992 Sex and zen, Michael Mak (comedia erótico-festiva con acrobacias sexuales orientales)
1992 Mujer blanca soltera busca..., Schroeder (un thriller con dos actrices muy sensuales)
1992 Instinto básico, Verhoeven (el cruce de piernas de Sharon Stone fue histórico, aunque la película flojeaba y repetía el cansino estribillo del sexo destructivo)
1993 Justine: Nothing to hide 2, Paul Thomas (cuesta creer que sea una secuela, porque es sexual hasta la médula...)
1993 Adolescencia perversa, Mario Salieri
1993 El piano, Jane Campion (la directora neozelandesa realiza una película con bastante erotismo, con Holly Hunter y Harvey Keitel)
1993 La ardilla roja, Medem (el erotismo y el sexo en Medem son muy interesantes)
1993 Mi Idaho privado, Gus van Sant (una pareja homosexual que ejerce la prostitución...)
1994 Más allá de las nubes, Antonioni y Wenders (una maravilla con una sensualidad y un erotismo propios de un hombre como Antonioni, que en "La aventura" afirmaba que el sexo no es la solución)
1994 La masajista 2, Paul Thomas
1994 El perfume de Mathilde, Marc Dorcel (el cine galo vuelve a situarse en la cumbre del cine sexual)
1995 El celuloide oculto, Rob Epstein y Jeffrey Friedman (interesante documental sobre la expresión de la homosexualidad en el cine norteamericano convencional)
1995 Nunca digas no a Rocco, Rocco Siffredi (pasa por ser su mejor película, como actor y director, aunque demasiado salvaje (para mi gusto) el hombre... quizá mostró a muchos heterosexuales que no se deja de serlo por fomentar la puerta de atrás, en cualquier caso Siffedi es un mito del cine sexual)
1995 Latex, Ninn (visualmente innovadora en el mundo del hardcore, aunque de estética fría)
1996 Zazel, la esencia del amor, Philip Mond (cine sexual sensual, elegante y exuberante, de calidad)
1996 Belleza robada, Bertolucci (la belleza de la Toscana y la belleza de Liv Tyler son increíbles)
1996 Tierra, Medem (con dos de las actrices más sensuales: Emma Suárez y Silke)
1996 Crash, Cronemberg (une la violencia de los accidentes de tráfico y el deseo sexual)
1997 Boogie nights, Paul Thomas Anderson (inspirada en la vida del actor John Holmes, es una magnífica película sobre el mundillo del porno en los 80)
1997 Lolita, Lyne (más fiel a la novela original de Nabokov que la mejorable versión de Kubrick)
1997 Perras callejeras, José María Ponce (título original, esta vez no es una traducción sonrojante, de un director clave del cine sexual español, con el icono del género Nacho Vidal)
1998 Los idiotas, Lars von Trier (con escenas que parecen salidas de una peli hardcore, muy inquietante en todos los aspectos, y rodada bajo las condiciones del movimiento dogma, cámara en mano..., se cuenta que el movimiento dogma se inspiró en el estilo visual de un subgénero porno)
1999 American beauty, Mendes (un hombre de mediana edad se enamora de una chica joven y decide vivir de otra manera)
1999 American pie, Weitz (irreverente, tiene una escena con un pastel que la censura dejó pasar con un montón de condiciones, los pies en el suelo...)
1999 Romance X, Catherine Breillat (sexualidad femenina y el mito porno Rocco Siffredi, pero tan sólo un escándalo prefabricado)
2000 Intimidad, Chereau (tiene escenas muy naturales de un hombre y una mujer en la intimidad sexual)
2001 Y tu mamá también, Cuarón
2001 Lucía y el sexo, Medem (aunque en el fondo es una historia de amor)
2002 Secretary, Steven Shainberg (un cuento de hadas de romanticismo bizarro y sadomaso, con pinceladas de humor)
2002 Golfos y picardías de antaño, Michel Reilhac (recopilación de 69 minutos de cine sexual de la época muda... y es que el sexo viene de lejos y lo lejos que te lleva...)
2003 Soñadores, Bertolucci (con la frescura en lo relativo al sexo propia de Bertolucci, en el mayo francés... haz el amor y no la guerra)
2004 Eros, Antonioni-Soderbergh y Wong Kar-Wai (cada director realiza un mediometraje de inspiración erótica, el de Kar-Wai es magnífico, y está a años luz de los demás)
2005 La piel vendida, Vicente Pérez Herrero (buen documental en el que se da voz a cineastas e intérpretes del exitoso cine sexual español)
2005 El sabor de la sandía, Tsai Ming-liang (¡casi un musical sexual...!)
2005 Dentro de Garganta profunda, Fenton Bailey y Randy Barbato (documental muy interesante que profundiza en el fenómeno sociológico y político del clásico Garganta profunda)
2006 Shortbus, John Cameron Mitchell (impagable alegato por la sexualidad vitalista y desprejuiciada, rodada con total franqueza y naturalidad, difuminando los límites entre cine convencional y cine sexual, quedándose del lado de la vida, o sea de la integración del sexo en la vida)
2011 Shame, Steve McQueen (un gran drama erótico que desgarra las habituales costuras formales e indaga en cierta sexualidad desapegada, tanto compartida como solitaria y en la adictiva hipersexualidad contemporánea)
***
:
bibliografía
- Cine erótico, por Douglas Keesey (Editorial Taschen, 2005) incluye un poco de historia del género, la influencia de la censura... numerosos títulos, citas sobre el erotismo... muy interesante, por algo es de una editorial tan prestigiosa como taschen... www.taschen.com
-El sexo en el cine y el cine de sexo, por Ramon Freixas y Joan Bassa (Paidós, 2000) Un trabajo magnífico lleno de lucidez y sobradamente documentado. Se completa con "Cine, erotismo y espectáculo" (Paidós, 2005)
-Películas clave del cine erótico, por Pedro Calleja (Ma non troppo, 2009) selecciona un centenar de títulos importantes, y un puñadito de cineastas e intérpretes que desbordan algo más que sensualidad...
-Cine para adultos. 1001 películas para 1001 noches, por Luis Miguel Carmona y Álex Bassas (T&B, 2007) diccionario de películas detallado, con más de 1000 títulos... 
-El cine de gays y de lesbianas, Boze Hadleigh (Odín ediciones, 1996)
- Exxxpaña. Historia del porno español, por Paco Gisbert y Manuel Valencia (Ediciones Glénat, 2005) que incluye un dvd documental sobre la historia del porno español titulado Fórmula X, dirigido por Sandra Uve.
-El destape nacional, por José M. Ponce (Ediciones Glénat, 2006) escrito por el director pionero en la transición a la democracia y primer director del Festival erótico de Barcelona 
www.edicionesglenat.es
-Pensar la pornografía, Ruwen Ogien (Paidós, 2005) un libro muy interesante escrito por un filósofo
 -
www.pacogisbert.com web del crítico de cine sexual Paco Gisbert  (ver con archive.org)
- Sólo para adultos (Historia del cine X), Casto Escópico (La máscara, 1996)
 -Videoguía X 1 y 2, Manuel Valencia (Midons, 1994 y 1996)
-También recomiendo el artículo aparecido en EL PAIS, titulado La otra cosa, por JOSÉ ANTONIO MILLÁN (02/07/2005)

http://www.elpais.com/articulo/ensayo/elpbabens/20050702elpbabens_3/Tes/

>

citas_ 
algunas citas incluídas en Cine erótico, por Douglas Keesey (Taschen, 2005)
.
***

Para una mujer no hay nada más erótico que ser comprendida. _Molly Haskell

***

Yo no inventé el sexo. Yo lo redescubrí, lo destapé y añadí un par de acepciones que nunca se le ocurrieron al señor Webster. _Mae West

***

Sé algo de cocina. Puedo ocuparme de los niños. Si no hay niños puedo ocuparme de ello. _en Escándalos romanos

***

El censor es un hombre que sabe más de lo que considera que uno debe saber. _Laurence Peter

***

Existe la viagra. ¿Por qué está permitida la excitación química, pero no la visual? _James Ferman

***

 -Creo que voy a besarte

-¿Cuándo estarás seguro? _en Flor de cactus

***

Es incluso mejor si tú me ayudas. _en Tener y no tener

***

Ernst Lubitsch era capaz de hacer más cosas con una puerta cerrada que la mayoría de directores modernos con una bragueta abierta. _Billy Wilder

***

Sólo silba. ¿Sabes silbar, no? Juntas los labios y soplas. _en Tener y no tener

***

El sex appeal es un 50% de lo que tiene una y otro 50% de lo que la gente cree que tiene una. _Sophia Loren

***

Usando la imaginación se puede mirar a cualquier actriz y verla desnuda. Espero hacerles usar esa imaginación. _Hedy Lamarr

***

 -¿Qué estás haciendo?

-Si no lo sabes es que lo estoy haciendo mal _en Nacida ayer

***

 -Hablando de caballos tiene clase, pero desconozco hasta dónde puede llegar.

-Depende mucho del jinete _en El sueño eterno

***

 -Eso que lleva puesto es casi un vestido. ¿Con qué lo sujeta?

-Con pudor _en Un americano en Paris

***

Tu nombre empieza con una caricia y termina con el restallar de un látigo. _Jean Cocteau a Marlene Dietrich

***

(Greta Garbo) te hacía pensar que, si tu imaginación debía pecar, al menos podía estar contenta por lo impecable de su gusto. _Alistar Cooke

***

 -¿Por qué me has traído aquí?

-¿No eres ya mujer para saberlo? _en El caíd

***

No podrán censurar la chispa de mis ojos. _Charles Laughton

***

Me gustan tanto las ostras como los caracoles. _en Espartaco

***

 -¿Es pornografía o es arte?

-Si está bien enfocado es pornografía. Si está desenfocado es arte. _en El año que vivimos peligrosamente

***

La pornografía no está en las manos del niño que descubre la sexualidad mientras se masturba sino en las del adulto que le abofetea. _Bernardo Bertolucci

***

Nunca consigo cerrar las cremalleras. Quizá signifique algo. ¿Usted qué cree? _en Gilda

***

Sí, me dio clases particulares detrás del púlpito una Nochevieja. Él gritaba "arrepiéntete, arrepiéntete", y yo le suplicaba "sálvame, sálvame". _en El fuego y la palabra

***

Para mí el amor es muy profundo. El sexo sólo consiste en unos pocos centímetros. _en Balas sobre Broadway
***

Gracias, he disfrutado de cada centímetro. _Mae West

***

 -¿Es verdad lo que dicen de ustedes? ¡Oh, es verdad!

-Disculpe señora, siento decepcionarla pero lo que está chupando es mi brazo. _en Sillas de montar calientes

***

 -¿Quieres que hagamos una escena de sexo?

-¿Una escena de sexo? Creo que no estoy preparado para ninguna escena, pero si quieres podemos ensayar juntos. _en El dormilón
.

***
más
(algunas webs pueden contener imágenes de contenido sexual explícito, sólo para adult@s)
-
www.filmsite.org/sexinfilms.html (en inglés, un poco de historia)
-
www.filmsite.org/sexualfilms.html (en inglés, un poco de historia)
-
www.doctorg.com/classicadultfilms.htm (en inglés, clásicos del género)
-
http://www.adultfilmdatabase.com/ (base de datos del cine sexual)
-
http://www.iafd.com/ (base de datos de cine sexual
-
http://www.avn.com/ (en inglés, noticias, premios, dvd, video...)
-

http://seronoser.free.fr/laincineradora/x1.htm sucinta historia del cine x
http://seronoser.free.fr/laincineradora/x2.htm parte 2
http://seronoser.free.fr/laincineradora/x3.htm y parte 3-
---
http://anodis.com/nota/5388.asp?pag=1 un poco de historia del cine sexual gay
http://www.homocine.com/  cine gay y lésbico
>
Y sólo una cosa más... la mayoría de las veces el erotismo y la risa van de la mano...

Hay quien habla de películas erótico-festivas, no es mal concepto, ¿verdad?.

:::
~





Sex 69 - el cine sexual en 69 películas
_El erótico año 1969, se celebró en Dinamarca (primer país del mundo en legalizar el cine sexual) la feria, o festival erótico (aunque algo alejado de los actuales) "Sex 69", que, a nadie sorprenderá, fue todo un éxito de público. 
_El cine sexual (con al menos un 25% de público femenino, y en aumento) es un género adulto popular, muy popular, que se ve, se disfruta pero queda ninguneado y despreciado socialmente, y también por lo general en los festivales de cine (aunque algún caso aislado ha habido), al margen del cine convencional, con sus propios festivales, galardones. Cosas de la hipocresía humana, pues no sucede tal cosa con las películas bélicas, violentas y similares. 
_A continuación dejo una lista que abarca gran parte de las posibilidades que es capaz de desarrollar el cine sexual, aunque no están todas las obras valiosas del género, aquí hay muchas de las cumbres creativas del cine sexual. 

(Se recomienda seguir el orden cronológico en lo posible, ojalá yo hubiera podido)
> 
Sex 69
*
1970 A history of the blue movie, Alex De Renzy
*
1970 Bacchanale, John y Lem Amero
*
1971 School girl, David Reberg
*
1972 Deep throat, Gerard Damiano
*
1972 The Devil in Miss Jones, Gerard Damiano.
*
1973 Behind the green door, Jim y Artie Mitchell
*
1973 The farmer's daughters, Zebeldy Colt
*
1974 Memories of Miss Aggie, Gerard Damiano
*
1974 The private afternoons of Pamela Mann, Henry Paris.
*
1974 French Blue (a.k.a. Penetration), Lasse Braun
*
1974 Flossie, Mac Ahlberg
*
1975 The story of Joanna, Gerard Damiano
*
1975 Sensations, Lasse Braun
*
1975 Naked came the stranger, Henry Paris
*
1975 Every inch a lady, John y Lem Amero
*
1975 Le sexe qui parle, Frederic Lansac
*
1976 Anyone but my husband, Roberta Findlay
*
1976 Through the looking glass, Jonas Middlenton
*
1976 The devil inside her, Zebeldy Colt
*
1976 Alice in Wonderland, Bud Townsend
*
1976 La fessée, Burd Tranbaree
*
1976 Femmes de Sade, Alex De Renzy
*
1976 The opening of Miss Beethoven, Henry Paris
*
1976 The image (a.k.a. The punishment of Anne), Henry Paris
*
1976 The trouble with young stuff, Joe Sarno
*
1976 Mes nuits avec... Alice, Penelope, Arnold, Maud et Richard,  Michel Barny
*
1977 Baby face, Alex De Renzy
*
1977 Sin dreamer, Lasse Braun y Mike Hunter
(loops 70-77)
*
1977 Sex maniacs, Lasse Braun y  Mike Hunter
 (loops 70-77)
*
1977 Body love, Lasse Braun
*
1977 Joy, Harley Mansfield
*
1977 The violation of Claudia, Billy Bagg
*
1978 Barbara Broadcast, Henry Paris
*
1978 Debbie does Dallas, Jim Clark
*
1978 Easy, Anthony Spinelli
*
1978 The erotic adventures of Candy, Gail Palmer
*
1978 Pretty peaches, Alex De Renzy
*
1979 A thousand and one erotic nights of Scherezade, Stephen Lukas
*
1979 The ecstasy girls, Robert Mc Callum
*
1979 Babylon pink, Henri Pachard
*
1979 Blonde ambition, John y Lem Amero
*
1980 Olympic fever, Philip Mapshak
*
1980 Chopstix, Joanna Williams
*
1980 Les petites écolières, Frederic Lansac
*
1980 Insatiable, Godfrey Daniels
*
1980 Minouche l'insatiable, Henri de Castelane
*
1980 Talk dirty to me, Anthony Spinelli
*
1980 Taboo, Kirdy Stevens
*
1981 Amanda by night, Robert Mc Callum
*
1981 The dancers, Anthony Spinelli
*
1981 Pandora's mirror, Warren Evans
*
1981 Chaudes adolescentes, Gérard Kikoine
*
1984 Too naughty to say No!, Victor Nye
*
1985 New wawe hookers, Gregory Dark
*
1985 Ten little maidens, John Seeman
*
1986 Debbie does 'em all, Bob Vosse
*
1989 Chameleon, John Leslie
*
1989 The adventures of Buttman, John Stagliano
*
1990 The masseuse, Paul Thomas
*
1990 House of dreams, Andrew Blake
*
1990 Where the girls sweat, Bruce Seven
*
1991 Discesa all'inferno, Mario Salieri
*
1994 Le parfum de Mathilde, Marc Dorcel
*
1994 Dog walker, John Leslie
*
1995 Crème de femme, Bonita
*
1996 The dinner party, Cameron Grant
*
1997 Zazel, Philip Mond
*
2004 Hot rats, Narcís Bosch
*
2004 616 D.F. (El diablo español vs. las luchadoras del este), Sandra Uve
*
-
>>> 
www.pacogisbert.com (ver con archive.org) 
-Cine para adultos, 1001 películas para 1001 noches, Luis Miguel Carmona y Alex Bassas (T&B editores, 2007)
~



pioneros del cine sexual

::: 
GERARD DAMIANO
_Gerard Damiano, nacido en Nueva York en 1928, llegó al cine sexual tras embarcarse en la marina, y ser peluquero en Queens. En las habituales conversaciones de peluquería, sus clientas se quejaban de sus maridos, y según Damiano su trabajo de peluquero le hizo comprender mejor a las mujeres. Se dedicó a realizar cine sexual, convirtiéndose en el director más destacable del hardcore, porno o cine sexual.
_En 1972 realizó en 6 días y con 25.000 dólares el clásico “Garganta profunda”, que sin embargo para él no era su preferida. La película causó sensación y también escándalo, siendo aclamada y disfrutada por audiencias increíbles en los cines, y en el género, abriendo un debate sobre la libertad de expresión y llevando a un proceso judicial verdaderamente ridículo. La repercusión sociológica de la película llevó a darle el título de la película al confidente del caso Watergate. Probablemente sea la película más rentable de la historia del cine, dado que lleva recaudados cientos de millones de dólares, pero más allá de su éxito se trata de un film con un desparpajo enorme y mucho humor. A su éxito contribuyeron las inolvidables presencias de Linda Lovelace y Harry Reems. Una película ya mítica.
_En 1973, el director y guionista, rueda su segunda obra maestra de la edad de oro del cine sexual, “El diablo en la Srta. Jones", que, lejos del tono divertido y efervescente de su primer gran éxito, empieza en un dramático y sangriento suicidio, con una actriz de 37 años, Georgina Spelvin, que pide al diablo… Aunque menos conocida, se trata de una película antológica que reflejó el intento de llevar el cine sexual más cerca del arte que de la industria, propósito en el que Damiano insistió con “Memories within Miss Aggie” (1974) y la clásica “Historia de Joanna” (1975), con influencias de Bergman y Hitchcock, implicaciones sadomasoquistas, y la audacia del gran pionero que fue al incluir, además del lesbianismo, la homosexualidad masculina, lo que provocó destrozos en varios cines y la escena eliminada en varios montajes.
_Sus títulos posteriores son menos conocidos y aclamados aunque destacan “Fantasy” (1979) y la futurista “Satisfacciones de Alpha Blue” (1981), que se considera una obra maestra, aunque en la edición en dvd se eliminaron escenas de sexo políticamente incorrecto.
_En activo en el género hasta mediados de los 90, se retiró de la industria y se le pudo ver en el imprescindible documental de Fenton Bailey y Ray Barbato “Dentro de Garganta profunda” (2005), en el que hablaba sobre las vicisitudes de la película sexual más vista de todos los tiempos.
_Gerard Damiano falleció en 2008, a la edad de 80 años.
:
- - -
filmografía
http://www.imdb.com/name/nm0198790/
-
un libro del crítico de cine sexual Paco Gisbert sobre Gerard Damiano

http://www.pacogisbert.com/cosas-de-sexo/el-pornografo-indie:::

-
JIM y ARTIE MITCHELL
_ Aunque hicieron más películas, a Jim Mitchell (1943-2007) y Artie Mitchell (1945-1991) les bastaría con haber filmado "Behind the green door" (1973), una de las obras maestras de la trilogía de oro del cine sexual, para entrar con méritos propios en todas las antologías, no sólo sobre el hardcore. Con esta increíble película, que debe tanto a la inventiva de los hermanos Mitchell como a la inolvidable Marilyn Chambers, crearon una obra imprescindible en el cine sexual, casi un hito fundacional del género. 
_Los hermanos Mitchell, más allá de los escándalos y asuntos turbios (incluído el fratricidio), han legado títulos ya clásicos al género, y aunque no siempre colaboraron en todas las películas, en esta breve pero intensa selección de títulos, los he decidido unir como buenos hermanos. 
_En realidad, fue Jim quien empezó, pues trabajaba en un cine al que bastantes hombres iban para ver desnudos. Atento, empezó vendiendo fotos de chicas, más tarde rodó cortos sexuales para los peep shows, y finalmente los hermanos Mitchell compraron, en 1969, el O'Farrell Theater, dedicándose a la exhibición de material sexual, tratando con referentes de la contracultura como el dibujante Robert Crumb y levantando un imperio de salas de exhibición, pues además del O'Farrell (llamado el "Carnegie Hall del sexo") tuvieron otras 10 salas. "Tras la puerta verde" costó 60.000 $ y recaudó unos 25 millones, de dólares. Mucho dinero pero, la verdad, es una película impagable. 
_Tras el éxito y reconocimiento de crítica y público (incluso se proyectó en Cannes) de "Tras la puerta verde", se reencontraron con su musa Marilyn Chambers en otra joya de la edad de oro del cine sexual, "Resurrection of Eve" (1973), en la que incluso ofrecieron un papel a un reputado actor con bagaje shakespeariano, lo que demuestra una vez más que el cine sexual de los 70 se codeaba con el cine convencional en vez de estar marginado, despreciado y relegado al video como en la actualidad. Hubo un tiempo en el que el cine sexual aspiraba a integrarse en el cine establecido, y era excitante, no sólo para lo evidente sino también para la imaginación. Tras esta película son memorables "Autobiography of a flea" (1977), el mediometraje "Beyond the Sade" (con la mítica Chambers), y en los ochenta la clásica "G-spot" (1985), con un reparto estelar, incluyendo a Harry Reems (de "Garganta profunda"), John Holmes (en quien se inspiró "Boogie nights"), Traci Lords (que era menor de edad y acabó diciendo que todo lo hizo drogada) y Ginger Lynn, que afirmó sobre Lords: "acabó acostándose con todos los miembros del equipo", y también que "parecía disfrutar con lo que estaba haciendo". 
_En la edad de oro del cine sexual, desde los 70 a mediados de los 80, los hermanos Mitchell (y también el maestro Gerard Damiano) intentaron que el cine sexual estuviera más cerca del arte que del mero negocio, y lo consiguieron con creces. 
-
filmografía seleccionada
Behind the green door (1973)
Resurrection of Eve (1973)
Sodoma & Gomorrah (1975)
Autobiography of a flea (1977)
Beyond the Sade (1979)
G-spot (1985)
:::
http://www.imdb.com/

http://www.iafd.com/
http://www.adultfilmdatabase.com/
http://www.avn.com/
-

::: 
ALEX DE RENZY
Alex de Renzy, nacido en 1935, fue una de las figuras más importantes en la historia del cine sexual. Ya en 1970 con "Censorship in Denmark- A new approach" y la recopilación documental de cine sexual desde la época muda "History of the blue movie" se encaramó como uno de los directores más interesados en la representación explícita de la sexualidad, ejerciendo incluso de padre espiritual de todos aquellos que se dedican al porno. Con "Censoship in Denmark" abordó las costumbres sexuales danesas y con "History of the blue movie", los smoke films o cortometrajes licenciosos que se filmaron en los Estados Unidos durante la prohibición. Aclarar que en EE.UU. a las películas sexuales se les llamaba "blue movies". En los setenta, además de documentar se lanzó a la dirección con títulos ya clásicos del género como "Fantasy girls" (1974), la polémica y perversa "Femmes de Sade" (1976), "Baby face" (1977) o "Pretty peaches" (1978). Fue de los grandes directores de la edad de oro del cine sexual, y al concluir ésta, a mediados de los 80, se fue adaptando a los tiempos que corrían, no tan dorados. Alex De Renzy murió en 2001.
-
filmografía seleccionada
A history of the blue movie (1970)
Fantasy girls (1974)
Pleasure masters (1975)
Femmes de Sade (1976)
Long Jeanne Silver (1977)
Baby face (1977)
Pretty peaches (1978)
Whore (1984)
Wild things (1985)
Wild things 2 (1986)
Baby face 2 (1986)
Dr. Penetration (1986)
Pretty peaches 2 (1987)
Slave to love (1993)
-
http://www.imdb.com/name/nm0211108/

::: 
HENRI PACHARD
Henri Pachard, nacido en 1939, a finales de los 60 ya dirigió filmes de sexploitation como “The Bizarre Ones” o “Lust Weekend”. Desde los 70 se centró en el cine sexual, y demostró una gran capacidad para extraer morbo de las situaciones más cotidianas. Fue de los grandes de la edad de oro del porno norteamericano, y en sus películas actuaron importantes estrellas del género como Vanessa del Rio, Annette Haven o Ginger Lynn. Realizó filmes clásicos como “Babylon Pink” (1979), una espléndida disección del sexo en la vida cotidiana de una gran ciudad, o “The Devil in Miss Jones II” (1982), continuación de la obra maestra de Damiano. También fue el creador del divertido culebrón porno “Taboo american style” (1985), con el incesto desmontando los tópicos de los seriales televisivos. Henri Pachard falleció en 2008.
-
filmografía seleccionada
Babylon pink (1979)
Outlaw ladies (1981)
The devil in miss Jones 2 (1982)
Sexcapades (1983)
Jailhouse girls (1984)
Viva Vanessa! (1984)
Taboo american style 1-4 (1985)
Conflict (1988)
Ladies room (1989)
-
http://www.imdb.com/name/nm0655230/

:::

http://www.imdb.com/
http://www.iafd.com/
http://www.adultfilmdatabase.com/
http://www.avn.com/
_
::: 
LASSE BRAUN

Aunque nacido en Algeria en 1936, este director, rodando en Holanda, en EE.UU. y en medio mundo, a menudo como Alberto Ferro o Falcon Stuart, fue conocido en el nacimiento del género como "el rey del porno", y sigue en activo. Empezó con bucles en los 60 y luego creó obras como "French blue" (1974), o el gran clásico "Sensations" (1975) que se exhibió en Cannes y fue calificada como "el porno más realista de la historia". Después continuaría dejando huella en el cine sexual con "Body love" (1977), y con algunas canas, este maestro del género, puede contar todo lo que han cambiado las cosas en la sociedad y en el cine sexual en los últimos 40 años. Un pionero, padre además del interesante Axel Braun, que afirma: "En el porno hay que disfrutar, descubrir el placer, la belleza de la sensualidad. El sexo es evolución e imaginación". 
-
filmografía seleccionada
French blue (1974) como Falcon Stuart
Sensations (1975) como Alberto Ferro

Body love (1977)
-

http://www.imdb.com/name/nm0105808/
http://www.lassebraun.com/

:::
FREDERIC LANSAC 
El cine sexual francés contó con una época gloriosa en los 70, y entre sus figuras más importantes destacó Frederic Lansac, nombre artístico de Claude Mulot, que realizó, antes de entrar de lleno en el cine sexual, películas con inclinaciones eróticas como el estimable film erótico-fantástico "La rosé ecorchée " (1970). Nacido en 1943, Lansac creó obras destacables en el cine sexual, en especial el clásico "El sexo que habla" (1975), que llegó a exhibirse en salas de cine (no en salas de cine x marginadas) antes de que la legislación francesa cambiara. Esta película, impresionante, impagable, tuvo un gran eco popular y se convirtió en un clásico inmediatamente, siendo incluso homenajeada por otro clásico del género ("The opening of Misty Beethoven", de Henry Paris). El cineasta siguió, tras este éxito notable, realizando películas como "Les petites écolières" y "La femme object" (1980), aunque su muerte, con poco más de 40 años, en 1986, fue una de las pérdidas más profundas y prematuras del cine sexual europeo. 
-
filmografía seleccionada 
La rose écorchée (1970) como Claude Mulot (erótico)
Le sexe qui parle (1975)
Les petites écolières (1980)
La femme object (1980)
-
http://www.imdb.com/name/nm0612474/
-
:::
JOSEPH W. SARNO
_Joseph W. Sarno, a menudo conocido como Joe Sarno, norteamericano nacido en 1921 con vínculos suecos, se inició en el cine a través de las unidades cinematográficas del ejército, y fue uno de los pioneros del cine sexploitation, destacando por su estilo económico y el desarrollo de tramas en las que la tensión sexual forma parte del desarrollo del carácter psicológico femenino. 
_Se dice que sus películas eróticas delataban un realismo tan intenso porque filmaba la relación sexual entera y después eliminaba en el montaje las partes explícitas. Sus filmes eróticos son más recordados que su posterior etapa, con varios pseudónimos, en el cine sexual. 
_Junto a Russ Meyer (quien nunca se adentró en el cine sexual pero es sin duda un pionero del cine sexploitation) y Radley Metzger, luego conocido en el cine sexual como Henry Paris, es de los pocos directores del género que ha merecido cierta repercusión crítica, y alguna sesión en la Cinemateca francesa. 
_Joe Sarno murió en 2010, con casi 90 años, tras haber sido uno de los mayores impulsores de la expresión erótica y sexual en el cine de los 60 y los 70.
-
filmografía seleccionada 
The swap and how they make it (1966) 
Inga, Jag-en-oskuld (1968) un clásico de iniciación sexual
Daddy, darling (1970) 
Seduction of Inga (1971) la secuela de Inga
Confessions of a young american housewife (1974) es erótica, aunque en Francia le añadieron insertos y la destrozaron por completo
A touch of Genie (1974) firmada como Karl Andersson
Girl meets girl (1974) la afinidad lésbica del director, quizá elevada a su máxima expresión
Butterflies (1975) existe doble versión, erótica y sexual 
Abigail Leslie is back in town (1975) 
Laura's toys (1975) 
The trouble with young stuff (1977) firmada como Otis Hamlin, todo un clásico del cine sexual
A taste of pink (1985) firmada como Louis Roman
-
http://www.imdb.com/name/nm0765430/
-
::: 
HENRY PARIS = RADLEY METZGER 
_Radley Metzger, nacido en 1929, y conocido en el cine sexual como Henry Paris, es un caso singular. En sus inicios, a finales de los 50 y primeros 60, fue montador y distribuidor, realizando insertos eróticos en films europeos exhibidos en EE.UU., e incluso filmó a una jovencita luego célebre en el cine sexual llamada Georgina Spelvin. Comercializó y editó films destinados a la sexploitation, antes de la legalización y afianzamiento del cine sexual. Después realizó films con insinuaciones eróticas, como el melodrama "Therese and Isabelle" (1968), que desbordaba sensualidad lésbica. 
_Considerado el director más estilizado del sexploitation y luego del porno chic americano, su época de mayor prestigio en el cine sexual empieza con "The private afternoons of Pamela Mann" (1974) y "Naked came the stranger" (1975), culminando con el gran clásico, "The opening of Misty Beethoven" (1976), la sensual y clásica "Barbara broadcast" (1977), con uno de los inicios más sorprendentes del género, y con "Maraschino cherry" (1978). Como Radley Metzger hizo un remake de "El gato y el canario" (1979), y volvió al hardcore, retirándose en los 80. Sin duda, fue una figura pionera del sexploitation, el softcore o erótico, el cine sexual o hardcore, y uno de los directores que dejaron huella por sus ambiciones artísticas. 
_Con el tiempo afirmó que, en los 70, dedicaba a una película medio año, rodando en varios países, preocupándose de la fotografía, la ambientación, el vestuario... mientras que de esa época gloriosa, la edad de oro del cine sexual, el género había quedado en rodar películas en un solo día, sin cuidar los detalles, refiriéndose seguramente al gonzo, rodado en tiempo real y cámara en mano. Por otra parte, en la actualidad se rueda en vídeo y, en la época dorada del género, Henry Paris podía rodar en formato cine, en35mm, películas que, como las obras maestras de Gerard Damiano y los hermanos Mitchell, intentaron que el cine sexual se acercara más al arte que al mero negocio. ¡Qué época!. ¡Qué películas!.
-
filmografía seleccionada
Therese et Isabelle (1968) como Radley Metzger (erótico)
The private afternoons of Pamela Mann (1974)
Naked came the stranger (1975)
The opening of Misty Beethoven (1976)
The punishment of Anne (1976) como Radley Metzger
Barbara broadcast (1977)
Maraschino cherry (1978)
-
http://www.imdb.com/name/nm0582750/
-
:::
ANTHONY SPINELLI
Nacido en 1927, este director lleno de talento se distinguió por una narrativa madura y sólida, que se aprecia en sus obras de la edad de oro del cine sexual. Aunque considerado la oveja negra de su familia, su hermano Jack Weston fue famoso en Hollywood, su notable filmografía le coloca como uno de los pioneros y maestros del género, legando títulos como "The seduction of Lyn Carter" (1975), "Easy" (1978), grandes clásicos como "Talk dirty to me" (1980) y "Nothing to hide" (1983) y también iniciando la exitosa serie "Reel people" (1983), mostrando a gente corriente. Anthony Spinelli, como suele ocurrir con los directores del cine sexual, murió con más de 70 años, en el año 2000.
-
filmografía seleccionada
Cry for Candy (1975)
The seduction of Lyn Carter (1975)
Sex world (1977)
Easy (1978)
Aunt peg (1980)
Talk dirty to me (1980) 
The dancers (1981)
Nothing to hide (1983)
Reel people (1983)
It's called murder, baby (1984)
Careless (1993)
-
http://www.imdb.com/name/nm0068871/

:::
JOHN Y LEM AMERO 
John y Lem Amero fueron pioneros del cine sexual, pero se iniciaron en los 60 en el seminal sexploitation, época de la que destaca "Lusting hours" (1967), aunque cuando alcanzan la cumbre de su vitalidad creativa es al abrirse la veda del cine sexual. Entonces, los hermanos -de los que poco se sabe, de John no he encontrado nada, y de Lem (1937-1989) apenas- se embarcan en una iconoclasta y muy bizarra aventura psicotrónica-terrorífica-sexual llamada "Bacchanale"(1970) que se rodaría bajo influencias estupefacientes, película lisérgica, original e inquietante que es un auténtico viaje, incluso un mal viaje. Después ruedan con protagonismo del mítico Harry Reems su clásico del cine sexual "Every inch a lady" (1975) y coronan su filmografía (escogida) con la obra maestra, divertida, musical, sexual, "Blonde ambition" (1979), en la que cuentan ya con medios para demostrar toda su creatividad e inventiva, que no era poca.  
-
filmografía seleccionada
Lusting hours  (1967)
Bacchanale (1970)
Every inch a lady (1975)
Blonde ambition (1979)
-
http://www.imdb.com/name/nm0024658/
http://www.imdb.com/name/nm0024659/
- - - -
Cine para adultos. 1001 películas para 1001 noches, Luis Miguel Carmona y Álex Bassas (T&B editores, 2007)
http://www.imdb.com/
http://www.iafd.com/
http://www.adultfilmdatabase.com/
http://www.avn.com/
- 
:::
renovadores del cine sexual  
Además de los pioneros del cine sexual, en las últimas dos décadas han aparecido algunos autores y renovadores del género. La mayoría, claro, son norteamericanos:
-
Gregory Dark
Nacido en Los Ángeles en 1952, sus provocadoras películas resultaron un revulsivo a mediados de los 80, momento en que su estética cercana a los vídeo-clips (Dark ha hecho vídeo clips para, por ejemplo, una cantante con nombre de actriz porno, Britney Spears) de la MTV, desbordó audazmente el establishment del género. Su mítica "New wawe hookers" sorprende todavía por su mezcla de bizarro surrealismo,  modernidad provocadora y desarmante kitsch que no tiene parangón en el género. Paradójicamente, parece ser que el autor se sentía igualmente fascinado y harto, así que finalmente abandonó el género, pero sus películas no muestran un trabajo rutinario y monetario sino una vigorosa y fecunda inventiva que además ha sido fuente de inspiración para el "alt-porn" contemporáneo. 
:
New wawe hookers (1986)
The devil in Miss Jones 3&4 (1986)
-
Mario Salieri
Nacido en Nápoles en 1957, el italiano es el gran maestro del cine sexual europeo y, sobre todo en los 90, ha dejado obras dotadas de una rara perfección técnica, evidentes ambiciones artísticas, incluso ramalazos épicos, y también apuntes realistas y sociales. Salieri, como se suele decir, ha tocado todos los palos y en la actualidad filma para su propia web, algo marginado por las tendencias dominantes del cine sexual contemporáneo, rodado la mayoría de las veces a toda prisa. Lo contrario del cuidado cine de Salieri. 
:
Inside Napoli 1 & 2 (1989)
Concepts by Salieri I (1990)
Discesa all'inferno (1991)
Tutta una vita (1992)
Adolescenza perversa (1993)
Concetta Licata I - II (1994-5)
http://www.iafd.com/person.rme/perfid=msalieri/gender=m/mario-salieri.htm
-
Andrew Blake
Nacido en Boston en 1947, casi todo el cine sexual chic, arty, estético y refinado le debe algo. Su estilo sublime y frío provocó una renovación del género, entonces bastante anquilosado, elevando el cine sexual a la categoría de arte o dejándolo en una estética videoclipera. Su cine sexual de autor ha sido tan celebrado como denostado, y con toda la razón, pues su concepción del género es muy particular y el universo que plasma, muy onírico, irreal y estilizado. Si se trata de un genio o de un autor pretencioso queda a gusto del espectador, pero sin duda sabe lo que se hace, y lleva un par de décadas fiel a su propio estilo, alejado casi por completo de la narrativa pero muy preocupado por mimar a sus actrices, que rara vez salen más sensuales y atractivas que en sus obras.
:
La casa de los sueños (1990)
Possessions (1997)
-
John Leslie
Nacido en Pittsburgh en 1945, y monaguillo antes que fraile, fue un actor notable en la edad de oro del género, y en 1987 empezó a dirigir fims que el tiempo ha convertido en clásicos. Sus mejores obras perfilaron una tercera vía entre la línea oscura de Gregory Dark y John Stagliano (inventor del renovador -o letal- gonzo) y la línea clara de Paul Thomas y Andrew Blake. En activo casi hasta el final, John Leslie murió en 2010, pero sus películas siguen desatando pasiones.
:
The chameleon  (1989)
Curse of the catwoman (1991)
Dog walker (1993)
Drop sex (1997)
-
Paul Thomas
Nacido en Winnetka en 1951, fue un actor sobresaliente en algunos de los clásicos de la edad de oro, y se inició en la dirección en 1987, siendo en los 90 cuando más notable es su producción, caracterizada por la pulcritud, llegando a un díptico tan inusual en su época como "La masajista" y "La masajista 2", muy narrativas y con pocas escenas sexuales. Representante de la línea clara del cine sexual, a veces denominada "para ver en pareja" o "políticamente correcta", sigue en activo y, prolífico como es, también ha adaptado a los tiempos modernos clásicos de la edad de oro del género. 
:
La masajista (1990)
Justine: Nothing to hide 2 (1993)
La masajista 2 (1994) 
-
Jack The Zipper
Nacido en Nueva York, este misterioso director ha sido alabado por Andrew Blake, que lo calificó de "Jodidamente brillante". Y en cierto modo lo es, pues apoyado por una concepción visual decididamente retro y apoyado con insistencia por una briosa música, plasma un cine sexual que podría definirse como una orgía audiovisual, una especie de vídeo-clip sexual extendido, vigorosamente vibrante, que lo convierten en uno de los tipos más interesantes y renovadores del género. Su nombre de guerra, por otra parte parece indicar alguna obsesiva fijación con las cremalleras (zipper)... Un autor que resplandece en la oscuridad del género, como sus musas en la fascinante "Blacklight beauty".
Stuntgirl  (2004)
Blacklight beauty (2006)
-
David Stanley
Nacido en Stillwater en 1970, este director ha aportado romanticismo y una vena artística al género, cuidando el argumento, las interpretaciones, también en las escenas no sexuales, la ambientación y en general la puesta en escena. La comedia romántica, y también el drama culpable, pueden fluir con naturalidad en sus argumentos, en los que el sexo se desarrolla como parte natural del relato. Quizá es el mayor y mejor exponente del cine sexual argumental reciente. Y sin duda, un autor lleno de referencias, pero con una mirada propia. 
:
Rendez-vous (2006)
The last rose (2008)
-
Eon McKai
Nacido en 1979, este director del denominado "alt porn", caracterizado por intérpretes alejados de la ortodoxia ultracurvilínea del género, y una estética underground, arty e independiente, está en otra onda, pues dice sentirse más atraído por sus amigas (quizá góticas, tatuadas, con piercings) que por los prototipos vigentes en el mainstream del género. 
:
Debbie loves Dallas  (2007)
The doll underground  (2008)

bibliografía_
_El sexo en el cine y el cine de sexo, Joan Bassa y Ramon Freixas (Paidós, 2000)
_Cine para adultos, 1001 películas para 1001 noches, Luis Miguel Carmona y Álex Bassas (T&B, 2007) 
~



-Woody Allen: ¿Has visto películas porno?.
-Groucho Marx: No, no me interesan. He visto a mujeres desnudas.

*
Cine SeXual, hardcore, porno, XXX, adulto...  entre la "S" y la "X"
_Me parece importante y necesario que el sexo en el cine sea tratado con naturalidad, que se muestren las expresiones de la sexualidad humana, en vez de ser prohibidas, veladas...
_El cine sexual es tan digno como cualquier otro tipo de cine cuando se realiza con dignidad, y existen multitud de tópicos falsos, desprecios y acusaciones ignorantes y sin justificación sobre el género. Tópicos como que el cine sexual es sólo para hombres o que a la mujer se la trata simplemente como a un objeto sexual, generalizaciones y acusaciones que quedan refutadas por películas filmadas, tanto por directores como por directoras, en las que se despliegan tanto sensualidad como miradas femeninas sobre la sexualidad. Incluso, aunque el concepto está equivocado, hay un autoproclamado porno para mujeres. Digo que el concepto está equivocado porque no hay un porno para hombres y un porno para mujeres, pues no hay un solo tipo de hombres ni un solo tipo de mujeres. Si hay algo tópico y tonto es generalizar diciendo que todos los hombres son iguales, que todas las mujeres son iguales. El supuesto porno para hombres también es apreciado por bastantes mujeres, y el supuesto porno para mujeres también es apreciado por bastantes hombres.
_Me parece delicado hacer una pequeña lista de títulos abiertamente sexuales o de elevado erotismo. Delicado porque en mi opinión el sexo debe ser mostrado con alegría, respeto y cierto sentimiento placentero y de lo sagrado, no de una manera vulgarizadora, frívola o mecánica sin más, ni ser un reclamo para la pretenciosidad o las ínfulas artísticas. Además cada persona tiene sus propias querencias, deseos, fantasías, necesidades, fobias y filias sexuales, lo que a una persona puede agradarle y resultarle estimulante a otra quizá le repugne y resulte ofensivo. Es una cuestión de sensibilidad, incluso de susceptibilidad, de sintonía con unos matices o maneras de expresarse sexualmente, o de no sintonizar. Y en principio, mientras haya soledad o acuerdo entre las partes, ninguna sensibilidad es superior o inferior y todo es legítimo.
_Sé que no puede haber una lista de películas para todos los públicos en materia sexual, ni en ningún otro género del cine, y no la hay. Además de las condiciones sexuales heterosexual, homosexuales (entre ellas la masculina y la femenina), la bisexual que comprende la heterosexual y la homosexual, y por último la hermafrodita que incluye ambos sexos... además de estas grandes inclinaciones sexuales existen las tendencias fetichistas, dominantes, incluso sádicas, las sadomasoquistas, las sumisas, e incluso más, algunas como poco bizarras o raras, pero insisto en que cada cual con su sexualidad es muy libre de vivirla como quiera mientras respete a las demás personas.
_Quizá el punto más importante sea éste, que mientras haya un acuerdo entre las partes todo es digno, que cualquier manifestación sexual, por rara que nos parezca, mientras suceda libremente es digna. Y el cine sexual debe expresarse libremente, atendiendo a una posterior calificación por edades y explicación de contenidos, pero sin censura de contenido mientras haya un acuerdo entre las partes. El cine sexual a veces ha sido acusado de explotar sexualmente, cosa que puede ocurrir como en cualquier ámbito de la vida, pero en ocasiones parece más bien una manera de rehabilitarse públicamente ante la mala fama que arrastra haber realizado cine sexual. Además es fácil echar pestes sobre el cine sexual porque la mala fama que arrastra ya es un prejuicio en el que se suele creer antes a quien acusa que a quien se defiende. El cine sexual está señalado con el dedo, como la prostitución, recordemos que uno de los insultos más ofensivos es el de "hijo/a de puta" o "puta". Cuesta creer, por ejemplo, que Traci Lords fuera tan buena actriz sexual cuando como actriz convencional no ha deslumbrado precisamente.
_También hay que decir que hay quien ha utilizado el cine sexual para hacerse un nombre y luego iniciar carreras en el cine convencional, la música... como una especie de trampolín del que luego han pretendido renegar. La excusa de las drogas que puso Traci Lords, por ejemplo, es de risa, a fin de cuentas, las drogas le podrían haber animado a otras cosas, ¿no?. Y por otra parte hay una acusación desde sectores ultrafeministas (aunque hay sectores tan ultrafeministas que consideran que incluso la penetración es una violación, que ya es decir...) que consideran que toda la pornografía degrada a la mujer y la convierte en objeto sexual. Hay que decir, para empezar, que hay mujeres que son de naturaleza exhibicionista e incluso que gustan de parecer objetos sexuales (aunque no lo son) y también que la cantidad de mujeres que libremente deciden participar en películas sexuales invalida esa acusación, además de que hayan cada vez más películas sexuales dirigidas por mujeres, lo que ya invalida cualquier acusación de que por estar dirigidas por hombres no despliegan la sensualidad y el placer femenino, que están pensadas sólo para hombres. Aunque, insisto, las mejores obras del género, aunque suelen estar dirigidas por hombres no son películas sólo para hombres (a las proyecciones en cine asistían tanto hombres como mujeres en los años 70) y expresan también la feminidad, además el cine sexual es tanto más excitante cuanto más se transmite el placer de quienes lo crean, por lo que la expresión del placer femenino es muy importante para la excitación masculina, no sólo para la excitación femenina, y viceversa...
_Al cine sexual del montón se le puede criticar con toda razón sus innumerables tópicos, convenciones, estupideces... pero el cine sexual debe ser valorado no mirando a lo mediocre sino a lo sublime, como hacemos con la poesía, la literatura, la pintura y cualquier manifestación humana. No es justo que se denigre al género entero porque muchas películas sean muy malas, hay que mirar las cumbres del género y darse cuenta de que el género es digno en sí mismo, y la morralla no puede nublar el sol de las obras maestras del cine sexual, que siempre resplandecerán como estrellas en la noche.
_Dicho todo esto, y con cautela, pues muchos títulos no he podido verlos, dejo una lista de películas y remito para casi todas a la bibliografía, para profundizar en cada título, pues cada película busca su público concreto, y hay títulos especialmente dedicados a filias particulares. En la lista no hay títulos específicamente homosexuales, sobre todo gay, y el cine lésbico viene representado por el lésbico convencional, al que hay lesbianas que consideran poco natural y representativo. Estas ausencias se deben simplemente a la ignorancia. Tampoco abunda el material al respecto, o al menos yo no lo he localizado... aunque este rincón de cine está siempre en construcción... 

_Ah, una última cosa, siento una especie de sonrojo, y pudor, ante algunos títulos lamentables, que son los que la distribución española ha dado para su comercialización, por lo que he decidido señalar el título original en caso de conocerlo, aunque en algún que otro título patrio, en fin, alguno tampoco desborda sensibilidad precisamente pero voy a dar el beneficio de la duda y a pensar que no se debe juzgar un libro por sus tapas, o por su título. Además en el mundo del cine no es raro que los títulos ni siquiera los elijan los directores y sean atribuidos por las productoras. Y no sólo en el cine sexual.
_Existe una multitud incontable de títulos de cine sexual y añado esta lista con la esperanza de que estas películas sean preferibles a la mayoría, consciente de que algunas para mí lo son. Y recomiendo el enlace con la web del crítico Paco Gisbert, en esta sección repasa la historia del cine sexual...
-http://pacogisbert.com/enciclopedia-x/historia-del-x... (ver con archive.org)
>
cine sexual (y alguna erótica)
_Le bain (1896) Desconocido (primer film erótico conocido)
_Le voyeur (1907) Desconocido
_A free ride (1911?) (quizá el primer film pornográfico conservado)
_Buried treasure (1928-33) Desconocido (cartoon sexual antológico)
_El ministro (1920-26) R. Baños (film pornográfico rodado para disfrute de la monarquía española)
_Smart aleck (1950) Desconocido (stag film con Candy Barr, primera actriz porno conocida)
_The immoral Mr. Teas (1959) Russ Meyer (nudie o sexploitation que abrió caminos)
_The raw ones (1966) John Lamb (película naturista)
_Belle de jour (1966) Luis Buñuel ("ensalza el erotismo a la categoría de arte")
_Vixen! (1968) Russ Meyer (irresistible clásico que une sexo y humor)
_Sexual freedom in Denmark (1969) (documental rodado en la época del festival erótico "Sex 69")
_Censorship in Denmark (1969) Alex De Renzy 
_Mona: the virgyn nymph (1970) Bill Osco (primera porno conocida tras la legalización)
_A history of the blue movie (1970) Alex De Renzy (antológica recopilación)
_Bacchanale (1970) John y Lem Amero (una de las primeras películas sexuales conocidas, y quizá la más lisérgica)
_Sin dreamer (1970-7) Mike Hunter (loops del pionero Lasse Braun)
_Sex maniacs (1970-9) Mike Hunter (también de Lasse Braun)
_School girl (1971) David Reberg  (desborda la ingenua vitalidad del primer cine sexual)
_Wet dreams (1971) VV.AA.
_Vampyros Lesbos (1971) Jesús Franco (sugestiva película conocida en España como "Las vampiras")
_Ultimo tango a Parigi (1972) Bernardo Bertolucci ("El último tango en París" es una obra maestra del cine)
_Fritz, the Cat (1972) Ralph Bakshi (animación sexual contracultural)
_Sex USA (1972) Gerard Damiano
_This film is about... (1972) Gerard Damiano 
_Strangers (1972) Larry Price
_Cousin Betty (1972) Desconocido (la protagonista haría de enfermera en "Deep throat") 
_Fulfillment (1972) Billy Thombers (recopilación John Holmes) 
_Deep Throat (1972) Gerard Damiano ("Garganta profunda", la primera obra maestra de la "trilogía" de oro del cine sexual, la película más mítica del género, causó un revuelo sociológico e incluso político sin precedentes, como aborda el documental "Inside Deep Throat", y probablemente sea todavía la película hardcore más vista y vendida de toda la historia, además de una impagable comedia (quizá el motivo de su enorme éxito) protagonizada por la mítica Linda Lovelace y Harry Reems) 
_The Devil in Miss Jones (1972) Gerard Damiano ("El diablo en la Srta. Jones", es la segunda obra maestra de la "trilogía" de oro del cine sexual, y la segunda del imprescindible maestro Damiano, en este caso con un inolvidable inicio trágico protagonizado por una madurita Georgina Spelvin) 
_Behind the green door (1973) Jim y Artie Mitchell ("Tras la puerta verde", es la tercera obra maestra de la "trilogía" de oro del cine sexual, un hito casi fundacional del género, imaginativa y desbordante, poseedora de una fluida e incluso lisérgica coreografía visual, por no hablar de una sensual y sexual, mítica, Marilyn Chambers...)
_The resurrection of Eve (1973) Artie Mitchell 
_It happened in Hollywood (1973) Peter Locke
_Le trio infernal (1973) Francis Girod
_Miss september (1973) Jerry Deney 
_Memorias eróticas de un macho (1973) John Butterworth
_Glissements progressifs du plaisir (1973) Alain Robbe-Grillet  (BDSM de autor)
_The farmer's daughters (1973) Zebedy Colt
_Portrait (1974) Gerard Damiano
_Memories within Miss Aggie (1974) Gerard Damiano  (La obra maestra más arriesgada y dramática de Gerard Damiano)
_Il fiore delle mille e une notti (1974) Pier Paolo Pasolini
_Wet rainbow (1974) Duddy Kane
_Angel nº 9 (1974) Anna Riva (directora de cine sexual, en realidad la directora Roberta Findlay)
_Fantasy girls (1974) Alex De Renzy
_The private afternoons of Pamela Mann (1974) Henry Paris
_Penetration (1974) Lasse Braun (también conocida como "French blue")
_Flossie-En Venus pa 15 (1974) Mac Ahlberg (una de las mejores muestras de cine sexual al mismo tiempo elegante y excitante)
_Emmanuelle (1974) Just Jaeckin (el paradigma del softcore)
_Vampyres (1974) Joseph Larraz
_Appassionata (1974) Gian Luigi Calderone 
_Ai no corrida (1975) Nagisa Oshima ("El imperio de los sentidos", una obra maestra del cine con mayúsculas, de una honestidad y franqueza en el desarrollo de la relación apasionada y sexual inolvidable)
_Story of Joanna (1975) Gerard Damiano ("Historia de Joanna", un clásico, quizá la mejor película de la historia del cine sexual)
_Le bijoux de familie (1975) Jean-Claude Laureux
_Honey pie (1975) Howard Ziehm
_Sensations (1975) Alberto Ferro /Lasse Braun (una de las películas más importantes del cine sexual europeo)
_The seduction of Lyn Carter (1975) Anthony Spinelli
_Saló o le 120 giornate di Sodomi (1975) Pier Paolo Pasolini (quizá el film convencional menos convencional, con un fascismo sexual muy controvertido)
_Naked came the stranger (1975) Henry Paris
_Histoire d'O (1975) Just Jaeckin  (el softcore del placer a través del dolor)
_Emmanuelle 2. L'antivierge (1975) Francis Giacobetti
_Emilienne (1975) Guy Casaril
_La bête (1975) Walerian Borowczyk
_Blue ecstasy in New York (1975) Kemal Horulu
_The analyst (1975) Gerald Graystoke
_Cry for Cindy (1975) Anthony Spinelli
_Every inch a lady (1975) hermanos Amero 
_Le sexe qui parle (1975) Frederic Lansac (impresionante clásico del cine sexual)
_Anyone but my husband (1976) Roberta Findlay (clásica película dirigida por una pionera del cine sexploitation y sexual)
_Through the looking glass (1976) Jonas Middlenton
_The devil inside her (1976) Zebedy Colt
_Alice in Wonderland (1976) Bud Townsend (una fantasía llena de desparpajo, una comedia sexual-musical)
_La fessée (1976) Burd Tranbaree
_Femmes de Sade (1976) Alex De Renzy
_The opening of Misty Beethoven (1976) Henry Paris
_Roller Barbies (1976) Carter Stevens
_The punishment of Anne / The image (1976) Radley Metzger (siguiendo el clásico BDSM de Catherine Grillet, esposa de Alain Robbe-Grillet, reconocida experta en el tema)
_Waterpower (1976) Shaun Costello
_Delirios pornográficos (1976) Michel Barny
_The trouble with young stuff (1976) Otis Hamlin (pseudónimo del pionero Joe Sarno)
_Excess (1976) John Thomas
_Baby face (1977) Alex De Renzy
_Body love (1977) Lasse Braun (una de las joyas del pionero, con música compuesta por Klaus Schulze, de Tangerine Dream, y una cuidada estética, refinada, erótica y excitante al mismo tiempo, ¡todo un prodigio!)
_Little girl... but tease (1977) Roberto Mitrotti
_Helen Bedd (1977) Garbis Torian
_Anna obsessed (1977) Martin & Martin
_Mes nuits avec Alice, Penélope, Arnold, Maude e Richard (1977) Michel Barny
_Autobiography of a flea (1977) Jim y Artie Mitchell
_Jeux de langues (1977) Francis Leroi
_Joy (1977) Harley Mansfield
_Joint venture (1977) Gerard Damiano
_Suore Emanuelle (1977) Joseph Warren
_Eruption (1977) Stan Kurlan
_Visions of Clair (1977) Thomas Erp
_Je suis aprendre (1977) Francis Leroi
_The violation of Claudia (1977) Billy Bagg
_Virgin dreams (1977) Zebedy Colt 
_Barbara Broadcast (1978) Henry Paris (obra maestra)
_Debbie does Dallas (1978) Jim Clark (candidez y lascivia en un título mítico)
_Easy (1978) Anthony Spinelli
_The erotic adventures of Candy (1978) Gail Palmer ("un soplo de aire fresco en la industria" la del cine sexual, por una directora del género)
_Hot cookies (1978) Albert Wilder
_Teenage twins (1978) Carter Stevens
_La visita del vicio (1978) José Ramón Larraz
_Legend of lady blue (1978) A. Fabritzi  (un intento de aunar cine sexual con cine convencional)
_Les petites filles (1978) Francis Leroi
_Maraschino cherry (1978) Henry Paris
_Pretty peaches (1978) Alex De Renzy
_Slave of pleasure (1978) Russ Carlson
_The health spa (1978) Clair Dia
_Skin flicks (1978) Gerard Damiano
_Les nymphomanes (1979) Burd Tranbaree
_The thousand and one erotics nights of Scherezade (1979) Stephen Lukas
_Ecstasy girls (1979) Robert Mc Callum
_Babylon pink (1979) Henri Pachard
_Candy goes to Hollywood (1979) Gail Palmer
_Captain Lust and Pirate woman (1979) Beau Buchanan
_Caniche (1979) Bigas Luna ("sexo soterrado y...")
_La ceremonia dei sensi (1979) Antonio D'Agostino (afirma la condición hermafrodita)
_Le droit de cuissage (1979) Burd Tranbaree
_Fantasy (1979) Gerard Damiano
_Le petite etrangère (1979) Burd Tranbaree
_Blonde ambition (1979) John Amero
_Felicity (1979) John Lamond
_American desire (1979) Lasse Braun 
_Olympic fever (1980) Philip Mapshak
_Chopstix (1980) Joanna Williams
_Les petites écolières (1980) Frederic Lasanc
_Insatiable (1980) Godfrey Daniels
_Minouche l'insatiable (1980) Henri de Castellane
_Mai-Lin Vs. Serena (1980) Troy Benny
_La femme objecte (1980) Frederic Lasanc
_A scent of heather (1980) Anthony Vincent
_Talk dirty to me (1980) Anthony Spinelli
_Taboo 1-3 (1980-4) Kirdy Stevens
_Prisoner of paradise (1980) Bob Chim y Gail Palmer
_The satisfiers of Alpha Blue (1981) Gerard Damiano
_Never so deep (1981) Gerard Damiano
_Night dreams (1981) Rinse Dream
_Amanda by night (1981) Robert Mc Callum
_Deep inside Annie Sprinkle (1981) Annie Sprinkle
_Le bas de sie noire (1981) Burd Tranbaree
_The dancers (1981) Anthony Spinellli (una original película que es de lo más destacado del género)
_Dracula exotica (1981) Warren Evans
_Apocalipsis sexual (1981) Carlos Aured
_Pandora's mirror (1981) Warren Evans
_Handfull of diamonds (1981) Martin Campbell
_Chaudes adolescentes (1981) Gérard Kikoine
_The Tiffany Minx (1981) Roberta Findlay
_Neon nights (1981) Cecil Howard 
_Naughty network (1981) Linus Gator
_A scent of Heather (1981) Philip Drexler
_Burgeoise... et pute (1982) Gérard Kikoine
_Ma mere me prostitue (1982) Francis Leroi
_All american girls (1982) Max Altman
_Cafe flesh (1982) Rinse Dream (cine sexual de vanguardia y metagenérico)
_Confesiones íntimas de una exhibicionista (1982) Candy Coster (en realidad la directora Lina Romay)
_The blonde next door (1982) Joe Sherman
_Midnight heat (1982) Richard Mahler
_The playgirl (1982) Roberta Findlay
_The devil in Miss Jones 2 (1982) Henry Pachard
_Colegialas lesbianas y el placer de pervertir (1982) Al Bagran
_Ein laster hafter sommer (1982) Klaus Jurick
_Let's my puppet come (1983) Gerard Damiano (¡con marionetas!)
_Invitation d'une femme marieé (1983) Burd Tranbaree
_Irresistible (1983) Edwin Durrell
_A taste of money (1983) Richard Mailer
_In love (1983) Chuck Vincent 
_Dixie Ray (1983) Anthony Spinelli
_All american girls 2: in heat (1983) Bill Eagle
_Jojami (1984) Lucky Faar Delly
_Love bites (1984) Victor Nye
_Reel people (1984) Anthony Spinelli (pionera de tendencia amateur)
_Those young girls (1984) Myles Kidder
_Every woman has a fantasy (1984) Edwin Brown
_Insatiable 2 (1984) Godfrey Daniels
_Sister dearest (1984) Jerry Ross
_Too naughty to say No! (1984) Victor Nye
_Lilian, la virgen pervertida (1984) Jesús Franco (softcore reconvertido en hardcore, el primero en España)
_The pleasure hunt 1& 2 (1984-5) Lawrence T. Cole
_Marilyn Chamber's private fantasies 2-6 (1984-6) Ned Morehead y Jack Remy
_New wawe hookers (1985) Gregory Dark
_Taboo American Style I-IV (1985) Henri Pachard
_Ginger’s sex asylum (1985) Bruce Seven
_Making the grade (1985) Sharon Mitchell
_G-spot (1985) Jim y Artie Mitchell
_Ten little maidens (1985) John Seeman
_Battle of the stars (1985) Lawrence T. Coole
_Hot blooded (1985) Geoffrey Daniels
_Passion pit (1985) Duck Dumont y Charles De Santos
_Stiff competition (1985) Paul G. Vatelli
_Dr. Penetration (1986) Alex De Renzy
_L'amore e la bestia (1986) Mike Strong
_Debbie does 'em all (1986) Bob Vosse
_Baby face 2 (1986) Alex De Renzy
_Miami spice (1986) Svetlana
_Flesh and fantasy (1986) Gerard Damiano 
_Wild things (1986) Alex De Renzy
_Il telefono rosso (1986) Riccardo Schicchi
_The devil in Miss Jones 3 & 4 (1986-7) Gregory Dark
_Pretty peaches (1987) Alex De Renzy
_Chamaleon (1989) John Leslie
_The big thrill (1989) Alex De Renzy
_The adventures of Buttman (1989) John Stagliano (gonzo)
_Sorority pink I and II (1989-90) Amanda Hunter y Jim Hollyday
_Masseuse (1990) Paul Thomas
_Cicciolina e Moana ai mondiale (1990) Jim Reynolds
_House of dreams (1990) Andrew Blake
_Where the girls sweat (1990) Bruce Seven
_Miss directed (1990) Paul Thomas
_Sandy, la vogliosa (1990) Roby Bianchi y Bob Green
_Concepts by Salieri, pt 1 & 2 (1990) Mario Salieri
_Realities (1991) Jeffrey Stevens
_Discesa all'inferno (1991) Mario Salieri
_Rêves de cuir (1991) Francis Leroi
_Les putes de l'autorute (1991) Michel Ricaud
_Dedicato a mio marito (1992) Enrico Astore
_Justine: nothing to hide 2 (1993) Paul Thomas
_Hidden obsessions (1993) Andrew Blake
_La Venus bleue (1993) Michel Ricaud
_Masseuse 2 (1994) Paul Thomas 
_Le parfum de Mathilde (1994) Marc Dorcel (clásico del cine sexual francés)
_Never say never Rocco Siffredi (1994) Rocco Siffredi
_Dog walker (1994) John Leslie (quizá la obra más subyugante de su autor)
_Sandy l'insaziable: il retorno di Sandy (1994) Rocco Siffredi
_The celluloid closet (1995) Rob Epstein y Jeffrey Friedman (documental sobre la homosexualidad en el cine convencional norteamericano)
_Biancaneve & i Sette Nani (1995) Luca Damiano
_Cremme de femme (1995) Bonita
_Hamlet X (1995) Luca Damiano
_The dinner party (1996) Cameron Grant
_The pyramid I-III (1996) Pierre Woodman
_La princesse et la pute 1 & 2 (1996) Marc Dorcel
_Crash (1996) David Cronenberg ("un mundo malsano donde predomina el amor libre con llagas")
_Zazel (1997) Philip Mond
_Les nuits de la presidente (1997) Alain Payet
_Drop sex (1997) John Leslie
_Double feature (1998) Jonathan Morgan
_When Rocco meets Kelly 2: In Barcelona (1999) Rocco Siffredi
_Vivir follando (1999) José María Ponce
_The violation of Amber Lynn (2000) Jim Powers
_A toe story (2000)Van Damage y Tifany Minx
_Sluts butts and housewiwes 2 (2000) Lizzy Borden ("si alguien piensa que las películas pornográficas escritas y dirigidas por mujeres se caracterizan por su sensibilidad y buen gusto... es que no conoce el cine de Lizzy Borden")
_Extreme boot camp (2001) Robert Black
_Fausto, el poder del sexo (2002) José María Ponce
_La candidate (2003) Fred Coppula
_Tales from the crack (2004) John Howard y Scott Philips
_Isabela, la piel de los ángeles (2004) hermanos Lapiedra
_Hot rats (2004) Narcís Bosch (condecorada en los AVN norteamericanos)
_616 DF (El diablo español vs. las luchadoras del este) (2004) Sandra Uve (la polifacética Sandra Uve brinda una cinta repleta de referencias culturales underground)
_Joanna's angel (2005) Joanna Angel
_Inside Deep Throat (2005) Fenton Bailey y Randy Barbato (magnífico documental)
_Rendez vous (2006) David Stanley
_Cinco historias para ellas (2007) Erika Lust (autoproclamado porno para mujeres, como si todas las mujeres fueran iguales, y todos los hombres)

+ cosas...
_bibliografía
Cine para adultos, 1001 películas para 1001 noches, Luis Miguel Carmona y Alex Bassas (T&B editores, 2007)
Videoguía X (1 y 2), Manuel Valencia (Midons, 1994 y 1996)
Exxxpaña, Historia del cine porno español, Manuel Valencia y Paco Gisbert (Glénat, 2005)
The AVN guide to the 500 greatest adult films of all time, Editores de AVN (Thunder mouth press, 2006)
-
Guía del cine, Carlos Aguilar (Cátedra, 2009)
-
otras listas de cine sexual (muy EE.UU.)
http://www.fetishlondon.com/video/v1.html 101 películas por AVN
http://www.doctorg.com/classicadultfilms.htm

_festivales y galardones
festivales y galardones del cine sexual son, o fueron (el caso de los prestigiosos Hot d'Or) los siguientes:
Ficeb (España) http://www.ficeb.com/esp/index.htm
Hot d'Or (Francia) http://es.wikipedia.org/wiki/Hot_d
Berlín (Alemania) http://www.pornfilmfestivalberlin.de/
AVN (EE.UU.) http://www.avnawards.com/
-Cortos promovidos en su día por el festival de cine porno de Berlín http://www.cum2cut.net/en/index.php
-Y perspectivas del postporno, sobre todo feministas...
_Post porn festivals
Porn Film Festival Berlin 
Venus Berlin www.venus-berlin.com/de
Porn Film Festival Paris
Netporn Conference Amsterdam http://networkcultures.org/wpmu/netporn/
Click´me Amsterdam http://www.networkcultures.org/clickme/
Pinched Amsterdam http://www.pinched.nl/
Festival XXYZ Toulouse http://festivalxxyz.canalblog.com/
Transmarikabollo Barcelona
-y dos espacios combativos...http://www.pornolab.org/
http://www.mariallopis.com/
_
_algunos directores
Gerard Damiano, Jim y Artie Mitchell, Henry Paris, Alex De Renzy, Lasse Braun, Anthony Spinelli, Chuck Vincent, Carter Stevens, Phil Prince, Zebedy Colt, Shaun Costello, Troy Benny, Joe Sarno, Henry Pachard, Gregory Dark, Renato Polselli, Mac Ahlberg, Russ Meyer * por su contribución con películas nudies, Rocco Siffredi, Mario Salieri, Andrew Blake, Michel Ricaud, John Stagliano, Joe D'Amato, Pierre Woodman, Robert Mc Callum, Michael Ninn, Paul Thomas, Jean-Françoise Davy, Fréderic Lansac, Michel Barny, Gérard Kikoïne, Francis Leroi, Burd Tranbaree...
_directores españoles
hnos Lapiedra, José María Ponce, Xavi Domínguez, Narcís Bosch
_algunas directoras
Gail Palmer, Anna Riva o Roberta Findlay, Candida Royalle, Veronica Hart, Annie Sprinkle, Lizzy Borden, Erika Lust, Sharon Mitchell, Anita Rinaldi, Angela Tiger, Svetlana, Petra Joy, Maria Beatty, Joanna Angel, Ovidie, Tristan Taormino, Nina Hartley, Belladonna
_directoras españolas
Sandra Uve, Bibian Norai, Maria Bianco
+ INFORMACIÓN 
http://www.imdb.com/   http://www.imdb.com/genre/adult 
http://www.iafd.com/
http://www.adultfilmdatabase.com/ 
http://www.avn.com/
http://www.egafd.com/ 
http://www.pacogisbert.com/--- (ver con archive.org)
y si entiendes...
http://anodis.com/nota/5388.asp?pag=1 un poco de historia del cine sexual gay

~





3- Algunas películas sexuales


Este blog se titula cineoriginal, y si hay un cine original y sin embargo ignorado (y aún así despreciado), es el que se arrima al gozoso latido de la carne, de mujer y de hombre. Así que esto es una reivindicación de que no todo el cine erótico ni todo el cine sexual es idéntico, funcional y homologable, o una auténtica basura hablando en plata. Aquí hay dos excepciones, una erótica y la otra erótica y sexual...
:
El siguiente programa doble es sólo para un público adulto interesado en la expresión erótica y sexual, y es un intento de recuperar un par de obras que no por casualidad son de Radley Metzger, reconocido especialista en el erotismo que empezó con insertos sexploitation, luego se encaminó hacia el cine erótico y finalmente, en una progresión de lo más lógica, se consagró en el cine sexual, habitualmente como Henry Paris. 
>
Therese and Isabelle (1968) Radley Metzger.
Un pequeño clásico del cine erótico, un melodrama apreciable, con sutiles matices lésbicos, bien ambientado y cuidadosamente elaborado. La relación entre las estudiantes, y el erotismo que late entre ellas, se expresa con suavidad y delicadeza, y aún sorprende la escena de autoerotismo, rodada con gran elegancia. Esta adaptación de la novela erótica de Violette Leduc es de lo más destacado del director en su etapa erótica. Y desprende un aire nostálgico y melancólico, además de verdadero encanto.
+
The image (1975) Radley Metzger.
En los años 50 se publicó la novela erótica "La imagen", firmada por Jean de Berg (en realidad Catherine Robbe-Grillet, esposa del escritor y también director Alain Robbe-Grillet) que con la legalización del cine sexual en los 70 cayó en las manos expertas de Radley Metzger, que logró un gran clásico del sadomasoquismo, un auténtico paradigma del BDSM. El refinamiento y exquisitez de la ambientación y las maravillosas localizaciones parisinas aún dan mayor alcance a los "juegos" no muy inocentes del trío protagonista a lo largo del film, también conocido como "The punishment of Anne". Sin duda es una muestra soberbia del mejor cine sexual rodado en la edad de oro del género, y en su acercamiento al delicado tema del sadomaso en vez de mostrarse pacato o tremendista adopta una mirada de gozosa alegría erótica, a través del dolor. Aunque el BDSM puede sernos ajeno (a mí por lo menos), este film supone un hito en su expresión cinematográfica.
~

La filmoteca española realizó a la muerte de Gerard Damiano, pionero y maestro del cine sexual, una sesión, Recuerdo de Gerard Damiano, en la que se proyectó "Memories within Miss Aggie" (Memorias eróticas de Miss Aggie), que ha sido calificada como "La película más arriesgada, dura, sombría y deprimente de la historia del porno". Incluso su director llegó a afirmar: "No gustó a todo el mundo. Muchos dueños de salas porno (...) decían que la gente salía deprimida de la sala. Y era verdad". La idea de realizar un film sexual en el que prime una atmósfera sombría en vez de lúdica, y no haya mucho sexo, subvierte los clásicos esquemas agradables y facilones del género, pero Gerard Damiano, además de la ya histórica, mítica (y cómica) "Garganta profunda", realizó obras maestras como "El diablo en la srta. Jones" y "The story of Joanna", en las que la solidez dramática va en aumento. Y en sus mejores trabajos acercó el cine sexual a la categoría de arte. Y ésta es una de sus películas más importantes, pues plantea la posibilidad de deshacer las reduccionistas fronteras que existen entre el cine convencional y el cine sexual. Una obra maestra aún por reivindicar, como el propio Gerard Damiano, sin exagerar uno de los directores más importantes de la historia del cine, pues el cine sexual es cine, y puede ser buen cine. Gerard Damiano lo demostró una y otra vez. 
~

"Uno de los films más importantes y defendibles de la historia del cine pornográfico "hard core", en el sentido de que obtiene de la mítica novela "Historia de O" un resultado fílmico bastante sólido, y desde luego mil veces superior a la adaptación oficial del libro, dirigida por Just Jaeckin y protagonizada por Corinne Clery conservando el título original".   
Carlos Aguilar, en "Guía del cine"
:::
La historia de Joanna (1975) Gerard Damiano es una de las obras maestras del cine sexual, para adultos, hardcore, porno o como quieran llamarlo, superando con mucho el original literario en el que se inspira, adaptado como sado light en "Historia de O" por Just Jaeckin. Las comparaciones siempre son odiosas, y en este caso aún más, pues el gran Gerard Damiano da toda una lección de cine creando una atmósfera maravillosamente lánguida, tenebrosa, apasionada, doliente y aún así cálida, tórrida, ardiente que en su versión íntegra se atreve incluso a mostrar una escena homosexual (que provocó disturbios en las proyecciones y que suele escamotearse en las ediciones videográficas) entre otras cosas. La música clásica acompaña y acompasa maravillosamente escenas que palpitan de deseo. Es difícil ver diálogos de los cuerpos que sean como esas parejas de baile que se enlazan con una armonía creada en los cielos, y sentir infiernos tan hondos. Soberbia en todos los aspectos, esta película interpretada magistralmente es un tesoro al que afortunadamente alguien no ha echado la llave, y así he podido encontrarla a través de los enjambres compartidos de la red, en versión íntegra y con el sonido a celuloide mil y una veces proyectado. Miel y sangre de la vida en fotogramas que expresan la poesía de la pasión, el deseo, el sexo y el amor.


-
Sensations (1975) Lasse Braun
Una de las películas más importantes del cine sexual de todos los tiempos, exhibida en Cannes con gran alegría, destaca por su elegancia, sentido visual, estética modernista, un sentido del humor algo bizarro y por sus escenas sexuales, claro, entre las que es memorable un final asombroso y original como pocos. Rodada en Amsterdam, con holgura de medios y con la presencia deliciosa de Brigitte Maier, es de esas pocas películas en las que la delicia estética y la franqueza sexual forman un matrimonio no por liberal (y libertino) menos sólido y admirable. En su día se dijo de ella que era el cine sexual "más realista de la historia", en mi opinión se quedaron cortos, es un film soberbio que más allá del realismo se acerca al arte. Obra cumbre del pionero y maestro del género, Lasse Braun, que aporta su entusiasmo y talento cinematográfico, como muestra en su hábil uso del color.   
~

Anyone but my husband (1975) Roberta Findlay
En los últimos tiempos se ha empezado a hablar, como si fuera una revolución, de porno para mujeres, concepto mercadotécnico donde los haya pero que reconoce que las mujeres también disfrutan del cine sexual. Sin embargo, en el cine sexual las mujeres empezaron muy pronto a dirigir películas (cierto que sólo unas pocas) pero el caso de Roberta Findlay (a menudo firmando como Anna Riva) es notable. Aprendió el oficio con su marido, Michael Findlay, en films como en su (de él) trilogía sexploitation de la carne (bastante mala, con créditos originales), y luego empezó a dirigir, entre otras, "The altar of lust" (1971), título menor en el que interviene Harry Reems. Sin embargo a Roberta Findlay se la recuerda en el cine sexual en especial por "Anyone but my husband", film insaciablemente femenino, nada que ver con "El piano" de Jane Campion (pensado para "emocionar" sensiblemente la libido femenina) pues Findlay no se anda con chiquitas y factura escenas de furiosa sexualidad con muestras de sexo hiperbólico y bizarro, por llamarlo de alguna manera, la verdad es que no sé cómo decirlo sin decirlo... Aún más sorprendente es la ambientación musical, que contrasta por su exquisitez, lo que acentúa la transgresión, y las interpretaciones, vividas con una rara intensidad, que hacen de esta película un clásico en el que se siente la sangre, locura, ferocidad, juego y ternura del sexo. Roberta Findlay fue una pionera que abrió caminos, y llegó hace más de tres décadas donde quizá jamás llegarán las directoras de cine sexual actuales, quizá porque creció en el cine sexploitation y filmó cuando el cine sexual todavía era virgen, con ese sentimiento de liberación y conquista de nuevos territorios que hoy parece olvidado, o casi. Sobre este film, si se trata de cine sexual para hombres o para mujeres, esa es una pregunta equivocada, depende de qué tipo de sexo le guste a usted, sea hombre o mujer.
~


Durante años he leído maravillas de esta película, y sin embargo me ha quedado un cierto sabor agradable pero no tan profundo y perdurable como con otras películas del género.
*
The opening of Misty Beethoven (1976) Henry Paris. Esta película es el mayor clásico del porno chic, aunque hay críticos de cine sexual que la elevan a los altares de la mejor película de cine sexual de todos los tiempos. Mi entusiasmo no es tanto, pues en mi opinión la "trilogía" de oro del cine sexual la componen "Garganta profunda", de Gerard Damiano, "Tras la puerta verde" de los hermanos Mitchell y "El diablo en la señorita Jones", del maestro Damiano, que también dirigió el clásico "Historia de Joanna". La "trilogía" es anterior en el tiempo, lo que aún es un mérito mayor. Aclarado que no pongo en tan alto pedestal esta película, este "Paraíso porno", como se tradujo en España, es cierto que es un paraíso sexual, posee diálogos chispeantes, muy divertidos, situaciones e interpretaciones llenas de desparpajo y buen humor, una música notable que a menudo bebe de los clásicos, y es divertida y excitante. Las escenas sexuales son ágiles y están bien resueltas, la ambientación está cuidada y la proyección comienza en un cine parisino donde se proyecta el clásico "El sexo que habla", continúa en Nueva York y se acerca a Roma. Rodada con holgura, se agradecen las interpretaciones que rezuman la alegría del sexo más gozoso. Sin embargo, a diferencia de los clásicos citados esta película es arty, chic, su tono es deliberadamente más ligero, lo que unido a ser una adaptación del clásico Pigmalión de Bernard Shaw la arrima pelín a la pretenciosidad, que quizá esquiva por ser sobre todo una película lúdica y excitante. Cuesta tomársela en serio, en cierto modo es un pasatiempo (esto no es malo) pero comparada con la señorita Jones, por ejemplo, le falta sangre, y peca quizá de esteticista. Incluso me parecen mejores "The image", de Radley Metzger (aún no firmaba como Henry Paris) y "Barbara Broadcast", ya firmada como Henry Paris. La primera se adentra y mucho en el BDSM, y la segunda es irregular pero posee uno de los arranques más prometedores de toda la historia del género. También, siguiendo con Metzger/Paris, me parece que su "Teresa e Isabel", un melodrama lésbico más que notable perteneciente a su etapa erótica, es muy superior a "The opening of Misty Beethoven". Sin embargo, Henry Paris es sobre todo recordado por esta película agradable que a mí me ha decepcionado un poco, quizá la han matado a elogios... Tiene virtudes notables pero sobre todo es una película erótico-festiva, lo de obra maestra es decir mucho, al menos para mí.
-

Through the looking glass (1976) Jonas Middlenton
Una lograda y creíble atmósfera gótica recorre este film, un thriller psicológico-sexual basado en un cuento ruso. Además, el suspense y el drama fluyen con gran sentido cinematográfico, y la música aporta más oscuridad todavía a un film no por sombrío e inquietante menos arrebatador y asombroso. Un buen ejemplo de gran cine sexual en el que el sexo se integra con naturalidad en la trama, y además con talento. 
~

Doriana Gray (1976) Jess Franco.
A veces uno ve una película y se queda como dudando,  y eso en parte es bueno. Quiero decir que por la razón que sea la película no es lo habitual, se sale de los márgenes, a veces de madre, pero el caso es que por algún motivo su propuesta te impacta, te sorprende o incluso arrebata y entusiasma, y al momento incluso lo contrario. También nos pasa con algunas personas, las más dífíciles y quién sabe si interesantes. En fin, algo de todo esto me ha sucedido con este film de Jess Franco (lo de su pseudónimo, según explicó en un documental fue porque ir por el mundo con el nombre de "Jesús" y el apellido "Franco", el del dictador de la España de entonces, era demasiado, y quitando una simple "u", ya cambiaba la cosa) en el que su musa, mujer, compañera... Lina Romay no se recata especialmente, ni mucha falta que hace, ya se sabe que la española cuando besa... cuando besa y todo lo demás. Pero el film, por lo que sorprende es porque va del arrebato lírico y hasta preciosista al cine sexual más ginecológico incluso, hasta el punto que la narración a veces se resiente de estos insertos y probablemente una versión censurada supere la edición del director, sin dejar de ser muy estimulante. Es un film que descoloca porque no se trata de cine erótico al uso, ni de cine sexual al uso, ni por supuesto de cine convencional. Tampoco es una obra de culto, un film de autor, o un clásico indiscutible, y sin embargo ¡al mismo tiempo quizá es todo esto y más!. Un film que quizá abusa del zoom, y que sin embargo por momentos desprende una libertad creativa y una locura cinematográfica desarmantes. Quizá se trata de uno de esos films que están más allá de cualquier posible calificación, pues Jess Franco no hizo un film erótico, ni sexual, sino el film que básicamente le salió de donde se imaginan. Y sinceramente, a veces dan ganas de aplaudirle, otras no, pero en mi opinión sí es cine original, y sorprendente. Están avisados, no es una película normal, no es una película de simple cine sexual, no es simplemente erótica, y no es cine preciosista, es el tipo de película que parece hecha para no complacer a nadie porque es poco sexual para ser sexual, sexual para ser sólo erótica, sexual para ser cine de autor, y así sucesivamente. Aunque está lejos de ser una de las obras maestras de Jess Franco, quien tuvo, algo retuvo, y además debo confesar que cada vez me siento más fascinado por Lina Romay, que ya dejó bien claro en una ocasión que ella se viste sólo si lo exige el guión. Y aquí el guión, casi no lo exige. Ah, la versión de 79 m. parece ser la completa, y también es conocida como "Die Marquise von Sade" entre otros títulos, y es que la filmografía de Franco es casi imposible, con tantos títulos (unos 200) y las tropecientasmil versiones (por lo menos) no hay manera, pero suele haber algo más que entretenimiento. Y este film, yo más que recomendarlo lo propongo, quizá como un desafío.
~


Joy (1977) Harley Mansfield
En el prólogo del clásico de la literatura erótica de Apollinaire, "Les onze mille verges", se enfatiza que no hay que tomárselo en serio. Y en esta película sexual, conviene hacer la misma aclaración. El relato no empieza con alegría precisamente, sino con violencia, y aquí es donde una crítica feminista literal puede declarar culpable a este film, pero olvidemos toda verosimilitud, en realidad el cine sexual tiene bastante relación con el cine musical (que amo, en el que de repente a la gente le entran ganas de cantar; en el cine sexual... pues lo evidente) y para Susan Sontag incluso tiene relación con el cine de ciencia-ficción. Este film pretende hacer pasar un buen rato, no sentar cátedra sobre la líbido femenina, aunque plasma una utopía o distopía, sobre el comportamiento sexual femenino. Un mundo al revés en el que las mujeres llevarían la iniciativa sexual claramente (aunque sutilmente la mujer suele llevar la iniciativa) que quizá sería una fantasía masculina lindante con la pesadilla, o sin duda un cambio de roles en las cosas de la seducción. Pero esto que no les haga creer que se trata de un ensayo filosófico como "El erotismo", de Bataille, es cine sexual ligero, entretenido, sólo que con cierta originalidad argumental, y bastante sentido del humor, como en la escena del tímido y su libro, en el que la teoría se impone, y reina el cachondeo en todos los sentidos de la palabra. Además en este clásico las correrías de Sharon Mitchell van acompañadas por una música que aporta su puntito de vitalidad al conjunto, llevado con la agilidad y el desparpajo habituales de los 70. Cosas así hacen de "Joy" uno de esos films que sin pedanterías de autor trascienden los géneros como si tal cosa, y se mantienen frescos y lozanos. Una joya.
~


Babylon pink (1979) Henri Pachard
Una de las mejores muestras del cine sexual de los 70, ¡qué tiempos!, en el que el sexo se refleja con naturalidad, frescura, mucho desenfado, lo que se entiende por buen rollo y cierto encanto. Sexo lúdico, alegre y cálido, alrededor de las fantasías y realidades de las protagonistas. En un breve papel aparece la mítica Georgina Spelvin. Y todo lo demás es antológico.
~

The dancers (1982) Anthony Spinelli.
Mi admirado William Blake afirmó que "Generalizar es ser idiota", y algo así sucede cuando se califica, siempre despectivamente, a un género cinematográfico en su conjunto. Digo esto porque, aunque evidentemente la vulgaridad (por decirlo suavemente) es lo habitual en el cine sexual, es muy injusto denigrar al género en su conjunto tras ver obras como "The dancers", película con un reparto notable, centrada en las vivencias de un cuarteto de strippers masculino. Los personajes y las situaciones fluyen con increíble credibilidad, y cierto sentido del humor termina de redondear un film con un planteamiento original como pocos, en el que el protagonismo recae en los hombres (con sus personalidades, ambiciones, deseos...), que se muestran ante las miradas femeninas como ansiados objetos del deseo. Películas así dignifican el cine sexual, o por mejor decir, le otorgan una categoría mayor de la que generalmente se muestra, pero en realidad, con el cine sexual sucede como con la comedia típica y ramplona, y las obras maestras de Lubitsch, no juzgamos la comedia con el baremo de títulos lamentables ya desde el título, y el cine sexual podemos juzgarlo tras ver las obras maestras de Gerard Damiano, Alex De Renzy, el debut de los Mitchell, este film, y algunos títulos más. Hay gente, sin embargo, que sin haber visto estas cimas, ya juzgan que todo es igual. Otra cosa es que hay a quien no le gusta el cine sexual, o no le interesa, pero no es todo homologable, hay que buscar las pepitas de oro, como en cualquier género. Y "The dancers" es una pepita de oro del cine sexual.

http://www.pacogisbert.com/el-pornografo-recomienda/dancers (ver con archive.org)
http://www.imdb.com/title/tt0082232/
~


Irresistible (1983) Edwin Brown
La libido se representa a veces (demasiadas veces) en el cine sexual con poca pericia, tacto, elegancia, creatividad, inventiva, ternura o romanticismo, pero esto no es una condición del cine sexual sino un simple defecto atribuible a la pereza, las prisas y la falta de talento. Como muestra un botón, este film, que es un clásico de la edad de oro del cine sexual. Su director, Edwin Brown (o Edwin Durell) fue de los pioneros en crear un cine sexual para parejas  (también con su otro gran clásico "Every woman has a fantasy") como corrobora la escena final (colofón de todo un film no sólo estimulante sino interesante) que tiene tanto de sexual como de romántica. Y es que en realidad el verdadero romanticismo también es sexual, y es irresistible.
~


Programa doble: Candida Royalle (y Gloria Leonard)
>
Ahora que se ha puesto pelín de moda el concepto mercadotécnico (y algo snob) de cine sexual para mujeres, conviene remontarse a Candida Royalle, con su productora Femme, que empezó en 1984 a crear un cine sexual algo más orientado hacia las mujeres, aunque esto es más que discutible, en fin, que opinen las mujeres sobre estos films, a algunas quizá les parezcan suaves para ser sexuales, y a otras fuertes para ser eróticos.
-
Three daughters (1986)
Se presenta a veces como el paradigma del cine sexual para mujeres (insisto en que tal cosa es imposible porque cada mujer es un mundo, no son todas iguales, ¡vaya que no!) y es un film digno, con un argumento bien llevado, aunque sin apenas diferencias respecto a films narrativos y psicológicos en el propio cine sexual, generalmente creado por hombres. Es una película agradable, bien ambientada, pero lejos de la maestría que Joe Sarno demostró en algunos films eróticos y después sexuales, en los que plasmó una y otra vez las emociones femeninas a través de argumentos muy elaborados, llenos de componentes psicológicos, e incluso con apuntes bergmanianos.
+
Sensual escape (1988)
Este film recibió algunos premios en su día, sin embargo, su propuesta es más mimética respecto a otras del género y resulta un film menos personal, en el que los rasgos de estilo distintivos se diluyen bastante. En realidad, si ponen el nombre de un hombre en los créditos ¿alguien iba a notar la diferencia?. Además, en el fondo es un doble mediometraje, un par de viñetas, sin conexión alguna, una dirigida por Candida Royalle y otra por Gloria Leonard, también acreditada en ocasiones como directora de Three Daughters, por lo que la unidad narrativa es más concentrada y se pierde la respiración más serena que caracteriza a Three daughters, un film que me parece más original e interesante, que se despliega con un tempo narrativo más natural y en el que se desarrolla mucho más la psicología de los personajes.
~

Programa doble
La primavera la sangre altera
>
Diario íntimo de una ninfómana (1972) Jesús Franco
En la extensa, al principio inmensa y con el tiempo excesiva, filmografía de Jesús Franco hay que distinguir mucho entre el grano y la paja pero obras como "Gritos en la noche" (1961), "Miss muerte" (1965), "Bésame, monstruo" (1967), "Necronomicón" (1967), "Eugenie" (1969), "Venus in furs", "Las vampiras" (1970) y "Cartas de amor a una monja portuguesa" (1976), justifican homenajes en la Cinemateca francesa, el Goya de honor, y el prestigio internacional que tiene entre cinéfilos y aficionados de todo el mundo, incluída la rata de video-club de Tarantino, que dicho sea de paso nunca ha creado una obra tan sugerente como ninguna de las anteriores. Y este diario, perteneciente a su etapa francesa, pertenece al ramillete de obras entre maestras, espléndidas y memorables del mejor Jesús Franco, que desbordó creatividad y conocimiento del medio cinematográfico, en esta ocasión aunando con mucha coherencia el thriller y el melodrama, en una historia que, cosa nada rara en Franco, bebe tanto de Sade ("Justine" en especial), como de su admirado Orson Welles ("Ciudadano Kane"). Incluso se puede hablar, aunque no sea su mejor obra, de un clásico del cine erótico, pues el director logra imbuir al film de una sensualidad erótica no poco sugerente e interesante, sin desdeñar las complejidades psicológicas de las historias de iniciación, no meramente sexuales por otra parte. El film, por si fuera poco, cuenta con un espléndido reparto que se come la pantalla a bocados, y aunque ha quedado algo olvidado en el recuerdo cinéfilo, este film está claro que no puede ser olvidado del todo, como demuestra una reciente edición en DVD, aunque sólo en inglés y francés. Quizá algún día las autoridades cinematográficas españolas se decidan a difundir las mejores obras de Jesús Franco, o al menos a lograr que podamos conocerlas y disfrutarlas con subtítulos en español. El cine, a fin de cuentas se realiza para que sea visto, los homenajes están muy bien, pero el mayor homenaje que puede recibir un autor, y Jesús Franco lo es, es poder ver su cine, cosa que es más probable en el caso de Franco si uno es americano o francés. Otro que no es profeta en su tierra.
+
Adolescenza perversa (1993) Mario Salieri
Con tan morboso título, pero alejándose de cualquier ilegalidad vigente, o sea con buenos mozos y mozas en la plenitud de sus facultades mentales, bueno, mentales también, ustedes ya me entienden, Mario Salieri filma en vídeo uno de los clásicos del cine sexual de los 90. La lujosa ambientación, de época, una chispeante partitura musical, no poca lencería fina, y las constantes estilísticas del autor, se dan cita en una película que no se anda con rodeos y está repleta de escenas intensas. El reparto, además, es estelar, y aquí se unen tanto la política de los autores defendida por la nouvelle vague (a fin de cuentas el cine sexual no deja de ser cine) como la política de las actrices (y de los actores), del star system del género. El breve metraje, además, contribuye a enfatizar la intensidad del conjunto, que revela a un autor nada adolescente, aunque pelín voiyeur.
-


Programa doble
Andrew Blake
>
El cine sexual tiene a pioneros como Gerard Damiano, Alex De Renzy, los hermanos Mitchell, o Radley Metzger (Henry Paris), y también cuenta con renovadores del género, incluso con autores como Mario Salieri o el sofisticado y controvertido Andrew Blake, renovador del género en los 90 con una propuesta visual muy personal, por momentos sublime y por momentos fría.
>
La casa de los sueños (1990) Andrew Blake
Lo más interesante de la lujosa estética, ultracuidada, del cineasta norteamericano es el mimo erótico con el que se acerca a las actrices, que rara vez pueden lucir más atractivas, eróticas y sensuales, y sus toques pelín bizarros, pero sin exagerar. Y en esta onírica película, de hilo argumental fino, una constante en el cine del autor, se dan todas las virtudes eróticas de Blake, acompañadas por la divina presencia de Zara Whites y un, por fortuna, moderado Rocco Siffredi. La pega con el cine de Blake es que a la larga resulta desapasionado, me recuerda en cierto modo al cine erótico de David Hamilton, por ejemplo su "Bilitis" (1977). Y sin embargo, históricamente, Andrew Blake es imprescindible por proponer una concepción distinta del género, y su cine, aunque irregular, todavía posee momentos increíbles.
+
Possessions (1997) Andrew Blake
Quizá la película más característica del autor, pues en ella directamente se centra en lo que más le interesa, la estética lujosa, el montaje dinámico, recrearse en la belleza de mujeres incluso demasiado perfectas, en un ambiente onírico, irreal, en una dimensión paralela de la sexualidad con leves toques bizarros, posesiones lésbicas y una música vibrante de Raoul Valve que vertebra todo el relato, bueno, lo de relato en un film de Blake quizá sea mucho decir, pues más bien plantea finos hilos argumentales, que se diluyen en su muy cuidada (demasiado quizá) imaginería visual. Blake en estado puro, sólo mujeres, aunque no sólo para hombres. 
-

Hot rats (2003) Narcís Bosch. El cine sexual español se apuntó un tanto a nivel internacional con este film galardonado en los AVN Awards como mejor película extranjera. También su autor fue galardonado en estos premios, los óscars del género. Y es que este film es original, con referentes en el propio género pero mostrando una convicción increíble, y escenas que no destacan por la sensualidad pero sí por una puesta en escena cuidada y expresiva, y con algo de irónico sentido del humor. Aunque sigo prefiriendo el cine sexual de los 70, y sobre todo el modelo de mujer que suelen presentar, más cercanas (la silicona al final ha homogeneizado a las actrices, incluso Rebeca Linares ha sucumbido, qué pena) y cálidas, los tiempos cambian que es una barbaridad, y Bosch, sin duda ha sabido crear un film que deshilacha el cuento de Caperucita Roja, y alguno más, con una apuesta visual bizarra y provocadora.
~


El cine que además de ser erótico es sexual, por suerte empieza a contar también en España con directoras en el género que no esconden su condición femenina, incluso con bastante mercadotecnia se acuñó el tonto concepto de porno para mujeres, como si todas las mujeres fueran iguales y desearan el mismo cine sexual.
Y este programa doble es una prueba más de la diversidad del cine sexual dirigido por mujeres.

directoras de cine sexual españolas
616 D.F. El diablo español vs. las luchadoras del este (2004) Sandra Uve
+
Mis ocultas fantasías (2004) Bibian Norai

-616 D.F. El diablo español vs. las luchadoras del este, es una película ya de culto en el que la polifacética Sandra Uve reúne influencias mil en los márgenes de la cultura pop y confecciona un original y vibrante trabajo (que en principio era una más de las decenas de películas que se rodaron en bloque por su productora). Pero es de las pocas películas del género que han llegado a trascender el circuito marginal del cine sexual y se han proyectado en festivales de cine convencional.
-Mis ocultas fantasías, es una película dirigida por la actriz del género Bibian Norai, que resulta interesante aunque irregular, y presenta fantasías femeninas en ocasiones con cierto gusto y sensualidad. Aunque pasó algo desapercibido, y no es un film redondo, quizá merece más atención de la que se le ha prestado.
~


Pirates (2005) Joone
La mayoría de las veces el remake de un film es traidor y desvirtuador, aunque el sex remake suele parodiar y llevar al terreno sexual, o acentuar el contenido sexual, de una exitosa producción hollywoodiense. La saga de los "Piratas del Caribe", encontró su versión XXX en este film, con ramalazos humorísticos pero no una simple parodia, rodado con holgura de medios, efectos digitales, guión, diálogos, partitura musical, y sexo bastante bucanero. El resultado puede gustar más o menos (yo sigo añorando el cine sexual de los 70) pero quizá es un ejemplo de que el cine sexual es más un género que un cine enfrentado al cine convencional, aunque sobre esto hay diversas opiniones, pues también se puede considerar que el mimetismo entre el cine sexual y la narrativa convencional le resta libertad, aunque yo más bien pienso que el cine sexual, en sus mejores momentos, logra expresar la sexualidad humana con toda naturalidad, en vez de escamotearla o convertirla siempre en elipsis y metáfora, cosa que no sucede habitualmente con la violencia. El cine sexual puede optar por las escenas unidas sin hilo argumental, la frescura sexual sin más, el eros desatado de golpe (y esas cosas son también realistas a veces), o puede optar por una narrativa en la que se desate el erotismo con una base argumental, lo que puede resultar difícil de equilibrar si las escenas sexuales son muy largas o el guión y las interpretaciones no están a la altura (también puede suceder al contrario, pero es más raro). Aunque ambas formas son igual de estimulantes, me parece que el cine sexual resulta más interesante y  revelador al integrarse en la narrativa convencional, pues muestra la omisión de ésta, profundizando en las expresiones de la sexualidad humana. Además, el cine sexual se puede decantar del todo hacia la fantasía, o intentar ser lo más realista posible, pero también puede ir de un polo al otro, de un océano al otro, surcando los infinitos mares, y cielos, del deseo.
~

Programa doble: David Stanley
>
En el cine sexual contemporáneo, afortunadamente también hay una vertiente sensual y romántica (sin olvidar que es cine sexual) que quizá encuentra en David Stanley a uno de sus mejores representantes.
>

Rendezvous (2006) David Stanley
Esta comedia romántica y sexual, todo junto, es uno de los pequeños hitos del género en la última década. Interpretada, y no sólo en las escenas sexuales, que también, por Randy Spears y Carmen Hart, se nota el esfuerzo en alejarse de lo que parece la ola dominante y dominadora, que tan poco me atrae, (aunque para gustos los colores) y mostrar un camino abierto a un cine sexual argumental con matices más sensuales y artísticos, recordando en cierto modo a los memorables clásicos de los 70, que siguen siendo, para mí, los más valiosos del género.

The last rose (2008) David Stanley 
Sin descartar influencias setenteras, este film sorprende por la elaborada puesta en escena del director, su inicio inusualmente más erótico que explícito, y una pareja protagonista en simbiosis perfecta: Randy Spears y la polifacética Sasha Grey. La música clásica redondea un conjunto cuidado (lástima que grabado en vídeo, los clásicos de los 70 se filmaron en 35mm) que, además de atravesar el drama, se adentra en la lascivia con no poca sensualidad.

~

The gift (2006) Roberto Valtueña
Sorprendente guión para una película sexual, en la que el desenlace se resuelve mediante animación, y en la que, por si faltaran alicientes, aparece Rebeca Linares (antes de su operación). Pero además la narrativa es intensa, también sutil en ocasiones, convirtiendo además el sonido en parte importante del film tanto con el subrayado musical como con el tratamiento del sonido, no en vano su autor es ingeniero de sonido. Aunque, para mi gusto, adolece de algunos de los tics característicos de las escenas actuales (no entraré en detalles desagradables) es una película que se distingue en el género por su hábil mezcla de ambientación, originalidad visual, argumento con chispa... aunque hay que aclarar que el regalo es pelín envenenado.
-


Programa doble
Estas dos películas abordan relaciones personales, erotismo y sexo, cada una poniendo el acento en una cosa, pero con cierta originalidad.
>
The girlfriend experience (2009) Steven Soderberg.
La sexualidad humana no es sólo sexo, y esta película que ronda por el mundillo de las acompañantes de lujo, revela sutilmente una de las grandes verdades de las relaciones humanas: que no sólo buscamos sexo sino ser escuchados, la sensación de ser comprendidos, y de una u otra forma a esto lo llamamos amistad o amor. La película plantea relaciones que se establecen por dinero, a cambio de compañía y a menudo sexo, pero no necesariamente, y aunque cuenta con el protagonismo de una actriz de cine sexual, Sasha Grey, es un film nada erótico, que guarda las distancias y se centra más en lo no sexual de una profesión tildada a menudo como prostitución de lujo pero que en realidad consiste en acercarse a la experiencia de estar con una pareja, una novia. Me ha gustado el enfoque de Soderberg, que no es meramente superficial ni se decanta por un fácil y barato sensacionalismo.
+
Life love lust (2010) Erika Lust.
Aunque la etiqueta mercadotécnica de "porno para mujeres" es una tontería, ni todos los hombres somos iguales ni todas las mujeres son iguales, lo cierto es que este mediometraje me ha gustado más que otros films de la directora. Son tres cortos sexuales en los que prima la ambientación y el montaje antes que la sexualidad manifiesta, fugazmente mostrada. La narrativa es más amplia que en los típicos films del género en el que abundan los insertos, aunque la premisa de que las historias sean más femeninas en el sentido de sentimentales y con un sustrato psicológico tampoco llega a niveles de virtuosismo. Sin embargo me parece el mejor film de lo que le he visto a su directora, y la simple idea de una mujer haciendo cine sexual ya significa que el cine sexual no es cosa sólo de hombres, ni el sexo. Sería muy aburrido, aunque de ahí a creer que existe sólo un porno para hombres y sólo un porno para mujeres, hay un mundo. No hay que irse muy lejos para ver que este film de supuesto porno para mujeres, a mí que soy hombre me ha parecido interesante. Y seguro que habrá mujeres que al verlo se quedarán con ganas de más duración y exposición sexual, lo que ofrece el clásico cine sexual dirigido casi siempre por hombres. En realidad, ¿existe una sola mirada femenina y en caso de existir sería la de Erika Lust?. Lo dudo, los films de Sandra Uve y Bibian Norai, por ejemplo, son miradas distintas y también femeninas sobre el cine sexual. Lo femenino no puede ser reducido a una mera definición, es el error de la etiqueta, del cajón, de Erika Lust. Por suerte el mundo está lleno de hombres y de mujeres, y de miradas personales sobre la sexualidad de hombres y de mujeres. Ah, el título es muy intenso: vida, amor y lujuria, ¡¡¡eso sí es una trilogía!!!.
~



4- Hay mucho más


Documentales

programa doble: el cine sexual, miradas documentales sobre el mundillo
>
El cine sexual (ese que casi todo el mundo ha visto pero casi nadie dice que ve) ha sido abordado por algunos documentales en los últimos años.
-
La piel vendida (2004) Vicente Pérez Herrero
Este magnífico documental da voz a algunas de las principales figuras del cine sexual español, en especial hay que nombrar al pionero José María Ponce, y también a María Bianco, Bibian Norai, Narcís Bosch, Sandra Uve, Nacho Vidal... y en la parte de crítica cinematográfica, Paco Gisbert y Román Gubern, que van expresando las interioridades del género, las relaciones sentimentales, los entresijos de las filmaciones... Me encanta lo que defiende María Bianco: "follar amigablemente", y la reflexión que hace Ponce sobre la gran fantasía que en realidad es el cine sexual, con su parte realista, pero en el fondo un gran cuento de hadas para adultos. El documental, como es natural, es verbalmente explícito, pero no se centra en lo explícito.        
            (http://tu.tv/videos/la-piel-vendida-la-noche-tematica
+
9 to 5: days in porn (2008) Jens Hoffmann
Este documental aborda el cine sexual desde varias perspectivas, desde actrices que empiezan, a estrellas consagradas como Belladona o Sasha Grey, iconos del género como Nina Hartley (además autora) agentes, directores... y por supuesto en el documental afloran las cuestiones familiares y sentimentales, pues este documental plantea que el cine sexual, además de un género cinematográfico más coreografiado de lo que a menudo se cree, es un trabajo más o menos como cualquier otro, y no sólo eso, quienes crean cine sexual son personas con sus alegrías, sueños, problemas, familias, sentimientos, como todo el mundo. El documental, además no se censura a sí mismo y muestra con total naturalidad tanto verbal como visual lo que es el mundillo del cine sexual.
~


http://personales.upv.es/msegarra/LaMiradaCautiva/LQDS4_Porno.html
> Un interesante documental de apenas 20 minutos sobre el cine sexual, que cuenta con la participación del crítico especializado Paco Gisbert y el director Narcís Bosch, galardonado incluso en los prestigiosos AVN Awards norteamericanos.


-



Documentales

Golfos y picardías de antaño (2002) 
Dentro de garganta profunda (2005)
This film is not yet rated  (2006)
Too much pussy (2010)
Porn star, la leyenda de Ron Jeremy (2001)
Exhibition (1975)
Les pornocrates (1975)


Cine sexual dentro del cine sexual 

French blue (1974) Lasse Braun
Skin Flicks (1978) Gerard Damiano
Sexcapades (1983) Henri Pachard 
Vivir follando (2000) José María Ponce


Cine que se basa en el cine sexual

Inserts (1974)
Booggie nights  (1997)
Los años desnudos  (2009)
Torremolinos 73  (2003)
Rated X  (2000)
Orgazmo (1997)
Doble cuerpo (1984)
Hardcore, un mundo oculto (1979)
Una noche con Sabrina Love (2000)
Wonderland  (2003)
El escándalo de Larry Flint  (1996)
¿Hacemos una porno? (2008)
Middle men  (2009)
The fluffer (2001)
The girl’s life  (2003)



Cine convencional con escenas sexuales

9 songs (2004)
All about Anna  (2005)
The Brown Bunny (2003)
El imperio de los sentidos  (1976)
Romance X (1999)
Los idiotas (1998)
Fóllame (2000)
Calígula (1979)
Shortbus (2006)
Destricted  (2010)
Ken Park (2002)
Batalla en el cielo  (2005)
Intimidad  (2001)
El diablo en el cuerpo  (1986)






Bibliografía 

Tras leer "El sexo en el cine y el cine de sexo", de Freixas y Bassa (Paidós, 2000), he tomado unas notas que me parecen interesantes.
> -Discutir sobre las diferencias entre erotismo y pornografía es perderse en laberintos sin salida que en realidad son vasos comunicantes.
-La obscenidad no se define por los actos sino por la postura de quien mira y juzga lo que mira.
-Lo que excita a unos provoca indiferencia a otros, y a otros rechazo. Son gustos, y cada cual tiene el suyo.
-Los espectadores no espían ninguna privacidad en un cine sino que ven espectáculos públicos.
-Todo gira alrededor de lo que se quiere ver y no de lo que se muestra. La mirada puede convertir en obscena una obra.
-La pornografía es el único género cinematográfico en el que no se castiga a la mujer por buscar su placer sexual.
-La capacidad poco empleada por la pornografía para descerrajar tabús, atravesar puertas verdes y conocer el otro lado del espejo.
-El cine porno debería convertirse en el abanderado de las transgresiones que fuesen más allá de lo sexual, y entonces sería revolucionario.
-
Este programa doble es de cine, pero no son películas, son un par de libros que abordan el sexo, el erotismo, el cine de sexo...  con análisis lúcidos y mucha información, además de una pizca de humor.
> El sexo en el cine y el cine de sexo, por Joan Bassa y Ramón Freixas (Paidós, 2000)
+
Cine, erotismo y espectáculo, por Ramón Freixas y Joan Bassa (Paidós, 2005)

-

*
A Gerry (Gerard Damiano) se le salían los ojos de las órbitas y el cámara tuvo que recoger su mandíbula del suelo. Creo que todos los presentes supimos que habíamos presenciado un momento significativo en la historia del sexo.
_Harry Reems, sobre su mítica escena con Linda Lovelace en Garganta profunda (1972), dirigida por Gerard Damiano

_El otro Hollywood (con el subtítulo "una historia oral sin censurar de la industria del cine porno) por Legs Mc Neil y Jennifer Osborne (es pop ediciones, 2008 -original 2005) es un increíble pasaje a la historia del cine sexual norteamericano a raíz de las entrevistas y opiniones de cineastas, intérpretes, agentes del FBI...
_Sin censurar ángeles ni diablos, y dando voz a las distintas partes supone un estimulante recorrido por el espíritu más transgresor, lúdico y libre del cine sexual y también por sus rincones más turbios y sórdidos.
_Una orgía de unas 600 páginas...
:::

_El crítico de cine sexual Paco Gisbert acaba de publicar un libro sobre el maestro del cine sexual Gerard Damiano, autor de clásicos como Garganta profunda (1972) y El diablo en la señorita Jones (1973), historia del cine sin lugar a dudas. ¡Aleluya!.
_Dejo enlace a la magnífica web de Paco Gisbert
http://www.pacogisbert.com/cosas-de-sexo/el-pornografo-indie (ver con archive.org)
-


_Con el término, imposible porque cada mujer y persona es un mundo, de porno para mujeres, se está dando sin embargo un paso más hacia el reconocimiento de la sexualidad femenina, como algo que existe, aunque de lo que se habla poco o con muchos prejuicios todavía, y sobre la realidad del cine sexual, incluso de su conveniencia, bondad y necesidad.
_Hablar de un porno para mujeres, indirectamente es reconocer que las mujeres también sienten un gran deseo sexual que el porno puede estimular y complacer, y que el cine sexual no es algo sólo para hombres ni es denigrante, ni para la mujer ni para el hombre.
_Sin embargo, las visiones femeninas sobre el cine sexual no empiezan con este término, se remontan a los 70, la edad dorada del cine sexual, y una de las figuras femeninas más destacadas, además de las directoras Gail Palmer y Anna Riva, y luego de Candida Royalle, es Annie Sprinkle, que fue actriz porno, y luego directora, y luego performer, y sexóloga, y educadora y...
_En fin, dejo un artículo muy interesante sobre esta mujer excepcional. Y debajo el enlace del que lo he tomado, en la excelente




http://en.wikipedia.org/wiki/Annie_Sprinkle (english)

http://www.anniesprinkle.org/html/welcome.html
 ver sus 40 razones por las que para Annie Sprinkle las putas son heroicas. Ella misma las llama putas sin ningún tono peyorativo.http://www.anniesprinkle.org/html/writings/whores_heroes.html




Bibliografía esencial

- Cine para adultos, 1001 películas para 1001 noches, Luis Miguel Carmona y Álex Bassas (T&B editores, 2007)

- Videoguía X (1 y 2), Manuel Valencia (Midons, 1994 y 1996)
- Exxxpaña, Historia del cine porno español, Manuel Valencia y Paco Gisbert (Glénat, 2005)
- The AVN guide to the 500 greatest adult films of all time, Editores de AVN (Thunder mouth press, 2006)
- The ultimate guide to adult videos, Violet Blue (Cleis Press, 2003)
- Sólo para adultos. Historia del cine X, Casto Escópico. (La Máscara, 1996)  Escrito, bajo pseudónimo, por Lucas Soler. 
- Fantasías de noche. Las 50 mejores películas del cine porno, Frank Lasecca (Midons, 1999)  Escrito,  bajo pseudónimo, por Paco Gisbert.
- Breve historia del cine X, Manuel Valencia y Sergio Rubio (Glénat, 1995)
- El sexo en el cine y el cine de sexo, Joan Bassa y Ramón Freixas (Paidós, 2000)
(hace un programa doble con…)
- Cine, erotismo y espectáculo, Ramón Freixas y Joan Bassa (Paidós, 2005)
- Pensar la pornografía, Ruwen Ogien (Paidós, 2005 -original 2003)
Hard Core: Power, Pleasure and the Frenzy of the Visible, Linda Williams (University of California Press, 1989 - expanded edition 1999)
- La imagen pornográfica y otras perversiones ópticas, Román Gubern (Anagrama, 2005)
- El otro Hollywood. Una historia oral sin censurar de la industria del cine porno, Legs Mc Neil y Jennifer Osborne (es pop ediciones, 2008 -original 2005)
*
- 2000 Maníacos, nº 13 Exxxpezial veraniego (Varios autores, Fanzine editado por Manuel Valencia, 1993)
*

Internet

http://www.pacogisbert.com/  web del crítico de cine sexual Paco Gisbert
http://www.filmsite.org/sexinfilms.html  history of sex in cinema

http://www.filmsite.org/sexualfilms.html  sexual – erotic films

http://www.adultfilmdatabase.com/  adult film database

http://www.iafd.com/  internet adult film database

http://www.egafd.com/  european girls adult film database

http://www.avn.com/  adult video news


http://www.eccentric-cinema.com/   eccentric cinema






Índice

0- Introducción
El sexo nos trajo hasta aquí, y lo lejos que nos lleva

1- Unas reflexiones
El cine sexual y el cine convencional
Las dobles versiones
El cine sexual ha perdido la virginidad
Erosexy
Mujeres y cine sexual
Algunas carantoñas eróticas entre el cine y la literatura
Romanticismo, erotismo y pornografía, ¡que caigan los muros!

2- Un poco de historia
Cine que aviva más que los ojos
Sex 69
Pioneros y renovadores del cine sexual
Cine SeXual

3- Algunas películas sexuales
Therese and Isabelle + The image
Memories within Miss Aggie
La historia de Joanna
Sensations
Anyone but my husband
The opening of Misty Beethoven
Through the looking glass
Doriana Gray
Joy
Babylon pink
The dancers
Irresistible
Three daughters + Sensual escape
Diario de una ninfómana + Adolescenza perversa
La casa de los sueños + Possessions
Hot rats
616 DF. El diablo español vs. las luchadoras del este  + Mis ocultas fantasías
Pirates
The gift
Rendezvous + The last rose
The girlfriend experience + Life love lust


4- Hay mucho más
Documentales
Cine sexual dentro del cine sexual
Cine que se basa en el cine sexual
Cine convencional con escenas sexuales
Bibliografía esencial
Internet



X
Cine Sexual